Sotomayor les pide ‘soñar alto’

La jueza hispana de la Corte Suprema participa en la graduación de NYU
Sotomayor les pide ‘soñar alto’
Sonia Sotomayor regaló un emotivo discurso en el Estadio de los Yankees a los graduados de New York University.
Foto: AP

El Bronx.- Sonia Sotomayor, la primera jueza hispana de la historia del Tribunal Supremo, regaló ayer un emotivo discurso a los 8,000 nuevos graduados de la Universidad de Nueva York (NYU) que se congregaron en el Estadio de los Yankees, en El Bronx.

“Crecí en los proyectos de El Bronx, a pocas cuadras del viejo Yankee Stadium”, dijo Sotomayor durante la ceremonia de graduación, mientras recibía emocionada el aplauso de los más de 27,000 asistentes.

“Nada durante mi infancia me indicaba que algún día iba estar en un puesto que me iba a permitir estar hablando desde este césped ante tanta gente”, agregó.

Sotomayor fue alumna del modesto colegio público Cardenal Spellman, por lo que su propia vida es un ejemplo para los que, como ella dice, quieren “soñar alto”.

“Graduarse en la universidad sigue siendo un sueño para muchos americanos, así que ustedes son privilegiados”, reforzó la magistrada de origen puertorriqueño y quien fue la primera de “su familia en Nueva York que se graduó en la universidad”.

Conociendo de primera mano las luchas que hay que dar para salir adelante, invitó a todos a valorar las relaciones humanas, algo que no viene con el grado universitario; hay que hacerlo y practicarlo. “Las relaciones humanas que entablamos son tan importantes como el éxito académico… Nadie tiene éxito por sí solo. Llegamos a él gracias a nuestra familia, profesores y amigos. Siempre sean agradecidos”, aconsejó.

Su discurso estuvo también lleno de amor a la ciudad que le vio crecer, Nueva York, a la que no puede dejar de añorar por mucho que esté feliz en Washington.

“Cada vez que cruzo un puente para llegar a esta ciudad, mi corazón se llena de alegría”, dijo Sotomayor a los graduados. “Amo a Nueva York y todo lo que me ha dado, y espero que, vayan donde vayan, la lleven siempre con ustedes”, agregó la jueza.

El discurso fue muy bien recibido por todos los asistentes, pero, especialmente, por los latinos que se graduaban.

“Ha sido un orgullo escucharla porque nos ha demostrado a todos los latinos que ¡claro que podemos!”, contó una entusiasmada María de León, graduada dominicana en Ciencias de la Salud.

Otra compañera de graduación, Samantha González, estudiante de Periodismo y Literatura, y nacida en Perú, era partícipe también de ese entusiasmo y veía reflejada su vida en la de la magistrada Sotomayor.

“Mi madre ha trabajado muy duro durante muchos años como empleada de la limpieza para que esté yo aquí, repitiéndome cada día que la educación es lo más importante”, dijo González. “Y por eso, el discurso de Sotomayor es tan inspirador para mí, porque ella es la latina que ocupa el puesto más importante de Estados Unidos y vino de orígenes muy humildes”, acotó.