Cambian pero no reforman ‘Stop and Frisk’

Guía de Regalos

Nueva York – La enorme presión, popular y política, ha logrado que el comisionado de la Policía, Raymond Kelly, acepte al menos introducir algunos cambios en la práctica de “Stop and Frisk” (parada y cacheo).

A partir de ahora, los funcionarios ejecutivos de cada estación policial serán personalmente responsables de monitorear las actividades de “Stop and Frisk”, y el jefe de cada estación deberá rendir cuentas de los números que se recopilen cada semana.

Asimismo, la NYPD deberá establecer un sistema de advertencias para identificar a agentes de los que se hayan recibido quejas de ciudadanos contra ellos, y que necesiten pasar por un nuevo entrenamiento.

Por último, el Departamento de Policía también se compromete a reformar el proceso de entrenamiento para la práctica de “Stop and Frisk”, especialmente para los nuevos integrantes del cuerpo, incidiendo especialmente en la prohibición a la persecución racial de minorías étnicas.

Kelly ha anunciado estos cambios a través de una carta enviada a la portavoz del Concejo, Christine Quinn.

“Creo que estas medidas nos ayudarán a monitorear con más exactitud los encuentros diarios en la calle de los agentes de cada estación”, escribió el comisionado en la misiva.

Quinn mostró su satisfacción por los cambios, pero pide una reforma más profunda.

“El comisionado Kelly y la NYPD están dando un importante paso hacia delante con este anuncio”, declaró la portavoz. “Sin embargo, se tienen que dar más para reducir significativamente el número de detenciones y hacer más pequeña la brecha entre la Policía y las comunidades a las que sirven”, agregó.

El propio Departamento de Policía reveló recientemente que el número de personas detenidas y cacheadas se había elevado a 685,724 en 2011 – la cifra más alta de la historia- siendo el 87% de ellos afroamericanos o latinos. Sólo a alrededor del 10% de ellos se les encontró evidencia para justificar un arresto.