Petra Jiménez, primera hispana en presidir el Supremo de Nuevo México

La magistrada Petra Jiménez Maes, reconocida por sus esfuerzos para promover la diversidad, es la primera mujer hispana en presidir el Tribunal Supremo de Nuevo México.

Guía de Regalos

Petra Jiménez, primera hispana en presidir el Supremo de Nuevo México
Fotografía cedida en donde aparece la magistrada Petra Jiménez Maes.
Foto: EFE / Suprema Corte de Justicia de Nuevo Mexico

Tucson, Arizona (EFE).- La magistrada Petra Jiménez Maes, reconocida por sus esfuerzos para promover la diversidad, es la primera mujer hispana en presidir el Tribunal Supremo de Nuevo México.

Originaria de la ciudad de Albuquerque, Jiménez Maes, de 64 años, fue una de las primeras mujeres en graduarse de la Escuela de Derecho de la Universidad de Nuevo México y durante su dilatada trayectoria, ha tenido que superar diversos obstáculos, entre ellos los estereotipos.

“Creo que uno de los principales obstáculos que he tenido que superar ha sido el ‘sexismo’, siendo una mujer tratando de destacar en un área dominada por los hombres”, dijo la jueza en entrevista con Efe vía telefónica desde Santa Fe.

Recordó que cuando expresó su interés por ser abogada le dijeron que era muy “pequeña” (de tamaño) para llegar a serlo. Sin embargo, ese tipo de comentarios la impulsaron a continuar sus estudios.

“A medida que fui avanzando en mi carrera me di cuenta de todos los estereotipos que hay sobre los abogados, sobre todo que son altos, blancos y hombres”, explicó Jiménez Maes, que al ser “bajita, café y mujer”, no cumplía con dichos parámetros.

Tenía diez años de edad cuando por primera vez expresó su deseo de abogada, ya que vio el papel tan importante que pueden llegar a tener en ayudar a las personas y en todo el proceso que tiene un caso hasta llegar a la corte.

“En mi familia no había ningún abogado, ni tampoco nadie había ningún graduado de la universidad, todo lo que aprendí sobre los abogados fue viendo programas de televisión”, sostuvo esta nieta de mexicanos.

Al terminar la escuela secundaria, la magistrada tuvo que trabajar todo un año para ahorrar dinero y poder ir a la universidad.

Una vez que ingresó, estudiaba y trabaja al mismo tiempo, hasta que obtuvo una beca completa para la facultad de leyes.

En 1999 Jiménez Maes fue nombrada “abogada latina del año”, por el Colegio Nacional de Abogados Hispanos y al año siguiente formó parte de la lista de los “100 hispanos más influyentes” en Estados Unidos de la revista Hispanic Business.

En 2009, recibió el premio SAGE, que la revista del mismo nombre confiere a mujeres que marcan la diferencia.

Mientras que el pasado mes de febrero, la Comisión para la Diversidad Racial y Étnica en la Profesión del Colegio de Abogados de Estados Unidos le otorgó el premio de Espíritu a la Excelencia.

Jiménez Maes aseguró que sus padres han sido las personas fundamentales en su vida y que fueron modelo de inspiración para continuar con su carrera.

“Tengo mucha admiración por ellos, porque incluso sin tener mucha educación fueron capaces de tener su propio negocio y darles una buena vida a su familia y siempre nos apoyaron”, aseveró.

Jiménez Maes fue magistrada en la Corte de Santa Fe por 17 años. En 1998 fue electa por primera como juez del Tribunal Supremo de Nuevo México, convirtiéndose en la primera hispana en ocupar este puesto.

También se convirtió en la primera mujer hispana en presidir el máximo tribunal estatal durante el periodo 2003-2005.

Nuevamente en 2012, la jueza hispana, fue electa por segunda vez para presidir el Supremo de Nuevo México, término que finalizará en 2014.

“Mi principal mensaje para la jóvenes latinas es que sigan en la escuela, estoy segura que todas ellas tienen sueños que quieren cumplir y para poder lograrlos lo principal es que terminen sus estudios”, finalizó.