Duras condiciones sufren inmigrantes detenidos

Informe documenta las visicitudes que enfrentan en los centros de detención
Duras condiciones sufren inmigrantes detenidos
Algunas de las así como condiciones inadecuadas de vida, falta de tratamiento médico y abuso de poder por parte de las personas a cargo.
Foto: AP

Atlanta/EFE – La Unión de Libertades Civiles de EE.UU. (ACLU) dio a conocer los resultados de una investigación que advierte sobre presuntos abusos de los que son víctima los indocumentados recluidos en centros de detención de inmigración en Georgia.

De acuerdo con la organización, que entrevistó a 68 detenidos en los cuatro centros de detención de inmigrantes del estado, el reporte documenta “serios abusos”.

“Nuestros hallazgos sobre las condiciones encontradas por ACLU de Georgia violan los derechos constitucionales y humanos de los detenidos y los estándares de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE)”, dijo Azadeh Shahshahani, directora del Proyecto de Seguridad Nacional e Inmigrantes de ACLU en Georgia.

El informe, denominado “Prisoners of Profit- Immigrants and Detention in Georgia”, documentó las condiciones de los cuatro centros de detención de inmigración en Georgia, tres de los cuales son administrados por empresas privadas. “Los hallazgos de este reporte son particularmente preocupantes y confirman los problemas inherentes a la detención de inmigrantes en centros con fines de lucro administrados por empresas privadas”, aseveró Shahshahani.

La activista señaló que los hallazgos demuestran la necesidad de que ICE tome las medidas necesarias para poner fin a lo que consideran son violaciones de los derechos de los detenidos, así como condiciones inadecuadas de vida, falta de tratamiento médico y abuso de poder por parte de las personas a cargo. El reporte señala que las condiciones en las que permanecen detenidos los inmigrantes indocumentados son más duras que las que deben aplicarse a este tipo de detenidos y en algunos casos violan sus derechos.

Asimismo, el informe indica que algunos de los detenidos entrevistados por ACLU habían estado detenidos por más de seis meses antes de que se les emitiera una orden final de deportación, lo que la organización asegura es también una violación de los derechos.

El informe de ACLU encontró además que los inmigrantes recluidos en los cuatro centros de detención, que en su mayoría solo hablan español, enfrentan serios problemas para comunicarse con el personal médico y administrativo.