Dominicana de El Bronx denuncia a otra

Mujer dice haber sido estafada por una vecina y compatriota que servía de agente de bienes raíces
Dominicana de El Bronx denuncia a otra
La dominicana María Pabón dice que le pagó a una compatriota que trabajaba en bienes raíces unos $5,000 para que le consiguiera un apartamento. En la foto, Pabón muestra copia del supuesto contrato falso de arrendamiento que recibió.
Foto: gloria medina

Nueva York – La falta de conocimiento del sistema y el miedo por su estatus migratorio pueden convertir a inmigrantes en presa fácil de fraude.

La dominicana María Pabón, de 42 años, decidió denunciar el fraude del que fue víctima cuando buscaba un apartamento para ella y sus dos hijos adolescentes.

Pabón, quien emigró de su país hace 20 años y vive la sección de Fordham, en El Bronx, decidió confiarle la la búsqueda de vivienda a Aneiky Rojas, una vecina dominicana de 26 años que funjía como agente de bienes raíces.

El 8 de agosto de 2010 le dio el primer pago de $1,500 para que le consiguiera el apartamento, y siguió dándole diferentes cantidades de dinero sin ver resultados.

“En total le di unos $5,000 dólares, pero no consiguió apartamento y no me ha devuelto el dinero”, dijo Pabón, refiriéndose a Rojas.

Pabón dijo que, ante su insistencia, Rojas finalmente le mostró un apartamento en el Alto Manhattan y luego le entregó un contrato de arrendamiento. Pero nunca le dió las llaves y el día de la mudanza el conserje no le dio entrada al edificio.

Al darse cuenta del fraude, Pabón llamó a la policía. Rojas fue arrestada bajo el cargo de hurto mayor en cuarto grado y eventualmente puesta en libertad bajo fianza. El miércoles fue arrestada de nuevo por otras acusacciones e instruida de cargos por falsificación de documentos en segundo grado, robo de identidad en el segundo grado, posesión ilícita de propiedad robada en quinto grado, y tentativa de cometer hurto mayor en cuarto grado, informó la fiscalía de Manhattan. Irá a corte el 22 de marzo.

Benjamin West, el abogado de Legal Aid Society que representa a Rojas, declinó a comentar sobre este caso.

“Quiero que esa mujer me devuelva mi dinero y que todo el mundo sepa lo que hizo para que no se vuelvan víctimas como yo”, dijo Pabón.

Está clase de estafa es muy común entre la comunidad inmigrante, especialmente entre indocumentados, dijo Daniel Alonso, Jefe de los Sub Fiscales del la Fiscalía de Manhattan.

“Hay muchas clases de fraude y los inmigrantes son los más propensos”, señaló Alonso. “El fraude de vivienda es más común en la gente de bajos recursos”, agregó.

Añadió que los barrios más propensos a esta clase de fraude en Manhattan son Washington Heights y Chinatown.

Además, el abogado indicó que hay varias razones por las cuales personas inescrupulosas toman ventaja de los inmigrantes. “Porque no tienen mucho conocimiento de las leyes, no manejan bien el inglés, y tienen miedo por su estatus migratorio”, explicó Alonso.

“No tengan miedo de denunciar cualquier caso de fraude. No estamos interesados en su estatus migratorio, sino en llevar a la justicia a aquellas personas que comenten fraude”, aconsejó el jefe de asistentes del fiscal de Manhattan.

La fiscalía de Manhattan recibe alrededor de 1,500 casos de fraude al año, de los cuales casi 100 son por fraude de vivienda. Es un número mínimo porqu