Fallo contra residentes permanentes

Washington/Notimex – La Suprema Corte de Justicia determinó ayer que inmigrantes criminales no pueden usar los casos de sus padres residentes legales de Estados Unidos para evitar la deportación.

El caso allanó la deportación del inmigrante Carlos Martínez Gutiérrez, quien fue arrestado por transportar inmigrantes indocumentados, y quien buscaba aprovechar los años de residencia legal de sus padres en Estados Unidos.

Bajo la ley estadounidense, los residentes permanentes tiene la posibilidad de solicitar la suspensión de su deportación si han vivido en el país de manera continua por siete años y han sido residentes legales por otros cinco años.

Martínez Gutiérrez tenía sólo dos años de residente legal cuando fue arrestado en 2005, pero deseaba que los años de residencia legal de sus padres fueran computados por las autoridades migratorias a fin de hacerlo elegible a la suspensión de su deportación.

Un juez migratorio determinó inicialmente que el residente permanente podía usar los años de sus padres, pero su decisión fue cuestionada por la Junta de Apelaciones Migratorias (BIA).

El caso llegó a la Corte del Noveno Circuito de Apelaciones de California, la cual validó el reclamo de Martínez Gutiérrez, quien ingresó de manera ilegal a Estados Unidos a los cinco años.

Sin embargo, la magistrada Elena Kagan anuló el fallo del tribunal inferior argumentando que la BIA interpretó correctamente el estatuto en el sentido de que el residente permanente no puede beneficiarse de los años de residente de sus padres.

“Revertimos los juicios del Noveno Circuito y turnamos el caso para los procedimientos consistente con esta opinión”, escribió Kagan.

La Suprema Corte de Justicia aún debe emitir su dictamen separado sobre la constitucionalidad de la Ley SB1070 de Arizona, previsto para el mes de junio.