Fotos de ataques comandos hace 48 años

Jim Nickless, un hoy retirado camarógrafo de NBC, estuvo “insertado” en grupos comandos que atacaban Cuba 35 años antes de que hacerlo se pusiese de moda en la Segunda Guerra del Golfo.

Fue en 1964 y Nickless buscaba una manera de contactarse con Manuel Artime el jefe de MRR para entrar en sus campamentos de entrenamiento en Costa Rica y Nicaragua. Yo trabajaba de mensajero en WSVN en Miami. Un día Nickless entró y preguntó si alguien podía ponerlo en contacto con Artime. Yo dije que mi cuñado había sido compañero de Artime en la Escuela de Medicina y que yo lo conocía desde que tenía 11 años.

Ese fue el comienzo. Nickless fue como periodista a los campamentos y después en ataques comandos a Cuba. Fue el comienzo de su carrera como corresponsal de guerra para NBC. En 25 años cubrió la intervención estadounidense en República Dominicana. Estuvo en Biafra; cubrió la guerra de los siete días en Israel. Fue a Belfast, Beirut y Vietnam.

Todo comenzó en Guatemala cuando alguien le dijo a Nickless que Artime era el “niño bonito” del entonces Fiscal General de Estados Unidos Robert Kennedy. La relación entre ellos había comenzado el 29 de diciembre de 1962 cuando el Presidente John F. Kennedy le dijo a Artime que fuese a Washington a hablar con él. Artime lo hizo y el Presidente lo puso en contacto con su hermano. Los hermanos Kennedy querían derrocar a Castro y borrar el fracaso de la invasión.

En mayo de 1964 ya Artime trabajaba para la CIA, y su labor era supervisada directamente por Robert Kennedy.

Nickless, el corresponsal Jeffrey Pond y el galardonado productor Walter Kravetz, viajaron a Costa Rica. Yo fui como sonidista, traductor y vínculo con el grupo que se entrenaba en las selvas centroamericanas. Su plan era infiltrar a 100 guerrilleros bien entrenados en la Sierra Cristal, ocupar un territorio y pedir el reconocimiento internacional de una república en armas.

Pond hizo un reportaje para el noticiero de NBC sobre los campamentos de entrenamiento en Costa Rica y Nicaragua. Tal como habían prometido no dijeron donde estaban los campamentos. Artime vio el reportaje e invitó a Nickless a que fuera con ellos a los campamentos y en los ataques a Cuba. Yo me regresé a la universidad ese septiembre.

En septiembre del ’64 oyeron que un carguero cubano el Sierra Maestra iba rumbo a Cuba. Una de las lanchas rápidas se acercó al carguero y cuando vieron la palabra Sierra en la popa del barco lo atacaron. Fue un error. En realidad habían atacado a un buque hermano, el carguero español Sierra Aranzazu. En el ataque murieron dos miembros de la tripulación y el capitán del carguero español. Ese fue el principio del fin.

Muchas partes de esta narrativa ha sido secreto de estado por muchos años. Ahora ya muchos de los documentos han sido desclasificados y son parte del dominio público. Nickless abrió el jueves una exhibición en la Torre de la Libertad en Miami el jueves pasado con más de 200 fotos e imágenes, nunca antes vistas.