Apoyo a bodas gay enfrenta reto en las urnas

En 32 estados ha sido rechazado.
Apoyo a bodas gay enfrenta reto en las urnas
Whitney Gifford, de Bucksport, Maine, quien lidera un grupo que apoya las bodas gay, carga peticiones dirigidas a la Secretaría estatal en Augusta.
Foto: Archivo / AP

Nueva York – Una encuesta tras otra muestra como el apoyo ciudadano al matrimonio entre personas del mismo sexo crece cada día, hasta el punto que ya una mayoría lo quiere en Estados Unidos.

Aún así, en los 32 estados donde el matrimonio gay fue sometido a votación, ha sido rechazado.

Es posible que esta tendencia cambie en noviembre, cuando Maine, Maryland, Minnesota y Washington tengan seguramente una votación más reñida.

De momento, sin embargo, hay una gran diferencia entre las encuestas que se han realizado a nivel nacional y el resultado de las votaciones en los estados. Es una paradoja con múltiples explicaciones, que van desde la geografía política hasta que votantes que no tengan una opinión sólidamente formada, digan una cosa a los encuestadoras y luego voten por la otra.

“No es que la gente mienta, sino que se trata de un asunto de gran intensidad emocional”, dice Amy Simon, una encuestadora de Oakland, California.

“Las personas te dicen como se sienten en el momento en el que tu les haces la pregunta, pero luego pueden cambiar su opinión”, agrega.

California experimentó este fenómeno en noviembre de 2008, cuando los votantes, por un margen de 52-48, aprobaron prohibir el matrimonio gay en su constitución estatal. Una encuesta realizada en septiembre de ese año, dos meses antes de la votación, indicó que la propuesta no iba a ser aprobada por un gran margen. Una semana antes de votar, en cambio, sólo estaba 5 puntos por debajo.

El caso de California también es muy inusual. Se trata de uno de los pocos estados afines al Partido Demócrata en los que se ha votado por la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo. La inmensa mayoría de los referéndums han tenido lugar en estados conservadores, que prefieren recurrir a las urnas para decidir en cuestiones de política social. Los 32 estados que han rechazado el matrimonio gay suponen el 60% de la población estadounidense.

Los votantes de estados liberales como Vermont, Massachusetts, Connecticut y Nueva York, donde el matrimonio gay fue legalizado por jueces o legisladores, no han tenido aún la oportunidad de refrendarlo en las urnas.

Hay ya seis estados con el matrimonio gay legalizado y otros nueve que les conceden a las uniones civiles entre gays o lesbianas los mismos derechos que a los casados. Los 15 estados en total aglutinan al 35% de la población estadounidense.

En el último año, se han publicado varias encuestas que demostraban que la mayoría de los ciudadanos apoyan el matrimonio gay. De acuerdo a una realizada por el Washington Post y ABC News que se dio a conocer la semana pasada, el 53% de los encuestados se mostraban a favor de la legalización.

El consultor político Frank Schubert, que se especializa en campañas contra el matrimonio gay en California, asegura, sin embargo, que estas encuestas son engañosas.

“Los encuestadores preguntan si el matrimonio entre personas del mismo sexo debería ser legal o ilegal, y esto representa un problema porque implica una sanción del gobierno contra los gays”, dice Schubert. “La gente quiere mostrar simpatía por los gays, así que los sondeos que sólo hacen esa pregunta, no reflejan la realidad”, agrega.