Con parrillada recuerdan al ‘marino milagro’

La magia del sargento Merlín Germán se mantiene viva en Washington Heights.
Con parrillada recuerdan al ‘marino milagro’
Amigos y familiares del sargento Merlín Germán, realizaron ayer su quinta barbacoa anual en honor al héroe estadounidense de origen dominicano.
Foto: JOSÉ A. RIVERA / EDLP

NUEVA YORK – El sargento de origen dominicano, Merlín Germán, tenía nombre de mago y con la varita mágica de su tesón y amor al prójimo tocó muchas vidas antes de irse de este mundo, especialmente a niños víctimas de quemaduras a favor de los cuales creó la fundación Merlin’s Miracles.

Merlín Germán se enlistó en la Marina de los Estados Unidos en 2003 y un año después fue enviado a Irak. En 2005, una bomba de carretera durante una misión le provocó quemaduras en el 97% de su cuerpo. Estuvo hospitalizado durante 17 meses y se sometió a 150 cirugías. Su tenacidad durante la lenta recuperación le permitió caminar nuevamente, convirtiéndose en un símbolo de esperanza para el país, por lo que fue nombrado como “el marino milagro”.

El presidente George W. Bush lo visitó durante su convalecencia y también lo hicieron otras figuras de renombre de la nación. Ya en pie, Germán creó la fundación “Milagros de Merlín”, la cual otorga ayuda a niños víctimas de quemaduras, cuya página es: www.merlinsmiracles.com.

Aunque tres años después de la tragedia, Germán -entonces de 22 años- murió tras una cirugía menor de injerto de piel, desde hace cinco años sus amigos del barrio donde nació, Washington Heights, conmemoran en el Día de Recordación tanto su sacrificio por los Estados Unidos como su legado de amor al prójimo, con una barbacoa de recaudación de fondos a favor de la fundación Merlin’s Miracles, en la calle 189 y Wadsworth Terrace.

Michael Rodríguez, de 32 años, uno de los organizadores de la 5th Annual Memorial Barbecue in Honor of Merlin German, dijo que fue amigo de infancia de Merlín, y recordó que éste siempre quiso ser militar.

“Todos tratábamos de disuadirlo diciéndole que si estaba loco, que mejor siguiera la escuela regular, pero él se mantuvo firme porque soñaba con ser marine“, dijo Rodríguez.

La idea de la barbacoa, según Rodríguez, surgió luego de una reunión que realizara una amiga de Germán en una escuela a donde asistieron familiares y amigos, los bomberos y la policía, y los amigos del barrio decidieron hacer algún evento anual para recordar al héroe de su comunidad. Entre los fundadores del evento, además de Rodríguez, están Leonardo Blackman, Jovanny Valdez, Wendy García y Frankie Medina.

“Nosotros nos reunimos, traemos a nuestros niños a jugar al parque y le hablamos de Merlín porque creemos que es un ejemplo de nuestra comunidad, y al final recaudamos fondos entre todos y donamos el dinero a la fundación que creó Merlín para niños quemados”, señaló Rodríguez.

El primer año los amigos recaudaron $5,000, y el último año unos $1,800.

Jovanny Valdez, de 33 años, recuerda a Germán como “un muchacho bien tranquilo, muy aplicado a lo que hacía, y muy amistoso”.

“Nosotros honramos su memoria por su amistad y porque peleó por su país y por nosotros”, dijo Valdez.

Otro de los amigos de Germán es Frankie Medina, de 27 años, quien incluso se tatuó el nombre de Merlín en el brazo en honor a su amigo.

Lauren Germán, hermana de Merlín, dijo que la familia se siente muy orgullosa de que los amigos de Germán mantengan este evento de recordación en honor a su hermano.

Una sección de la calle 189 en el barrio de Washington Heights fue renombrada en 2011 en honor al Sargento Merlin German, un héroe de Irak.