Promueven movimiento ‘Bordando por la paz’

Guadalajara/EFE – Decenas de personas de todas las edades se reunieron ayer en Guadalajara, capital del estado de Jalisco, para bordar pañuelos con los nombres las víctimas del crimen organizado en México.

Una de las promotoras del movimiento “Bordando por la paz”, Teresa Sordo, explicó que la finalidad de esta iniciativa es hacer visibles ante la sociedad las historias de las cerca de 63,000 personas que han muerto a causa del narcotráfico.

“A las familias les da consuelo saber que alguien que conocen entiende su situación e hicieron algo por sus muertos, que muchas veces solo se quedan en la nota roja”, explicó la activista de este movimiento, que se reúne los domingos en el parque Revolución, uno de los más concurridos de Guadalajara.

En poco más de dos meses han realizado 150 pañuelos y 300 más están en proceso, gracias a la participación de 60 voluntarios de diversas organizaciones y universidades, pero también familiares de las víctimas.

Bordados con hilo color rojo para simular la sangre de las víctimas, los pañuelos hacen un breve recuento del nombre, la edad, el lugar y las circunstancias en las que las personas fueron asesinadas o encontradas en estados como Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, Chiapas, Nuevo León y Jalisco.

“Paz con dignidad” y “Exigimos justicia” son algunas de las frases que acompañan las estremecedoras historias. Muchas están adornadas con palomas de la paz, flores o corazones multicolores.

Tres de los pañuelos fueron elaborados en hilo verde para denunciar los casos de personas desaparecidas y que simbolizan “la esperanza que tienen sus familias de que regresen vivos”.

El movimiento comenzó hace casi un año en la Ciudad de México, pero una vez que llegó a Guadalajara se ha extendido a por lo menos unas diez ciudades mexicanas y a países extranjeros como Japón, El Salvador, Argentina y España.

Los voluntarios elaboran los pañuelos y luego los envían a Guadalajara para conformar lo que los organizadores llaman un “gran memorial” que sirva para que “no se nos olviden las víctimas y los resultados que ha dejado esta guerra contra el narcotráfico”, explica Alfredo López, voluntario y miembro del colectivo Fuentes Rojas.

El movimiento pretende llevar todos los pañuelos al Zócalo de la Ciudad de México el próximo 2 de noviembre, para conmemorar el Día de Muertos, pero también para “hacer ver al presidente Felipe Calderón las desgracias que dejó su gobierno”, adelantó López.

Después se conformará una exposición que visitará las ciudades de Bruselas y Barcelona a finales del año.