Hubo desfile en Brooklyn pese a recortes

BROOKLYN – La parada militar de Brooklyn -el más antiguo desfile de los que tienen lugar durante el Día de Recordación en toda la nación- se pudo celebrar ayer gracias a las donaciones de la comunidad y de los veteranos.

El año pasado, la organización del desfile sufrió unos recortes de más de $10,000 en fondos estatales y privados por la recesión, poniendo en serio peligro su continuidad, lo que llevó a los responsables a crear una entidad sin ánimo de lucro – la Unión de Veteranos del Condado de Kings – para poder recibir donaciones que desgraven en la declaración de impuestos y así financiar el desfile.

Eso les ha permitido que ayer se pudiera celebrar la 145 edición seguida de la parada militar, con lo que continúa siendo la más antigua de Estados Unidos que se viene celebrando sin interrupción.

“Estuvimos a punto de no poder desfilar el año pasado, pero todas las increíblemente generosas donaciones que hemos recibido nos han permitido seguir adelante”, dijo Prisco DeAngelis, presidente del desfile y veterano de la Guerra de Corea.

El desfile tomó las calles del vecindario de Bay Ridge -como lo viene haciendo en los últimos 20 años- y el tema de esta edición era “Honrar a aquellos que han servido por nosotros”, y contó con la participación de veteranos de todos los grandes conflictos armados en los que se ha visto inmerso Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, como las guerras de Vietnam, Corea o el Golfo.

“No nací en este país, pero sí serví en el ejército de Colombia, así que me siento muy identificado con los que están desfilando aquí”, dijo Osvaldo Martínez, que presenció la parada militar junto a sus dos hijos, que portaban banderas estadounidenses y colombianas.

El desfile, marcado por las altas temperaturas que se registraron ayer en todo Nueva York, algo que no bajó el ánimo ni de los participantes ni de aquellos que lo presenciaron, acabó en el parque John Paul Jones.