Québec: Gobierno y estudiantes retoman diálogo

El gobierno de la provincia canadiense teme que las manifestaciones y "cacerolazos" de los estudiantes protestando por el alza en las colegiaturas afecte el turismo.
Québec: Gobierno y estudiantes retoman diálogo
Los cacerolazos de los estudiantes canadienses se asemejan a las formas de protesta de estudiantes chilenos.
Foto: AP

Toronto (Canadá), 28 de Mayo.- El Gobierno de Québec y las asociaciones estudiantiles de la provincia reiniciaron hoy negociaciones sobre la subida de tasas universitarias para poner fin a 106 días de protestas que amenazan la temporada turística de Montreal.

El reinicio de las negociaciones, suspendidas desde hace un mes, se produce una semana después de que las autoridades de Québec pusiesen en vigor una serie de medidas de emergencia para poner coto a las manifestaciones estudiantiles que se producen de forma casi diaria en Montreal y que se han saldado con más de 2, 500 detenidos.

También hoy es el inicio de la temporada turística estival de Montreal que genera miles de millones de dólares en ingresos para el sector con eventos como el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1, que tiene previsto celebrarse el próximo 10 de junio, o el Festival de Jazz.

En total, la ciudad tiene previsto celebrar 24 eventos en sus calles durante los meses de verano.

Según datos de la Cámara de Comercio de Montreal dados a conocer hoy, las reservas hoteleras en Montreal han caído un 25 % y las ventas de entradas en algunos festivales son un 50 % inferiores a lo previsto.

El fundador de uno de los eventos más importantes, el festival cómico Just for Laughs, Gilbert Rozon, dijo a la televisión pública canadiense CBC que “el Gran Premio tiene grandes problemas de ventas de entradas” y confirmó que hay numerosas cancelaciones hoteleras.

Martine Desjardins, presidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios de Québec (FEUQ), uno de los grupos que están organizando las protestas, aseguró a CBC que el impacto económico es uno de los factores que ha empujado al Gobierno a la mesa negociadora.

“Creo que el Gobierno está recibiendo muchas presiones con todas estas manifestaciones diarias no sólo en Montreal sino en muchas otras ciudades de la provincia”, dijo Desjardins.

El periódico Montreal Gazzete explicó hoy que el alcalde de Montreal, Gérald Tremblay, se reunió el domingo de forma privada con la Cámara de Comercio de Montreal para discutir el impacto de las protestas estudiantiles.

En este sentido, Rozon dijo que los empresarios del sector quieren que las dos partes “se encierren, que encuentren una solución, porque es muy malo para la economía de Montreal”.

Uno de los temores del sector es que los festivales de Montreal, que en su mayoría se celebran al aire libre, sean afectados por una ruidosa forma de protesta importada de Latinoamérica.

En la última semana, se ha producido un significativo aumento de las protestas pacíficas en Montreal y otras ciudades de Québec, en las que manifestantes, no sólo estudiantes, han expresado su descontento con el Gobierno de Québec dando “cacerolazos” nocturnos al estilo chileno.

Personas de todas las edades están saliendo a las calles armados con cacerolas y utensilios de cocina para protestar contra la decisión del Gobierno de Québec de aprobar una serie de medidas de emergencia, la Ley 78, para atajar las manifestaciones estudiantiles.

Pero la ley de emergencia parece que ha creado un nuevo problema para el Gobierno.

Los creadores de la idea de los cacerolazos han declarado desde su página de Facebook “No casseroles contra la loi spéciale” que la ruidosa protesta ciudadana continuará “hasta que el Gobierno escuche nuestra desaprobación de la Ley 78″.