Tras las rejas Mayweather Jr.

Tras las rejas Mayweather Jr.
Un esposado y escoltado Floyd Mayweather Jr. (izquierda) es conducido ayer a una prisión estatal de Las Vegas, Nevada.
Foto: AP / Julie Jacobson

Redacción Deportes/EFE – El campeón invicto estadounidense Floyd Mayweather Jr. ingresó ayer en una prisión estatal de Las Vegas, Nevada, donde cumplirá una condena de tres meses por haber sido encontrado culpable de violencia doméstica.

Mayweather Jr., que el pasado mes protagonizó una pelea contra el puertorriqueño Miguel Cotto, que le dejó una bolsa garantizada de 32 millones de dólares, más un porcentaje de ingresos por los derechos de televisión, se entregó a las autoridades como tenía establecido con las autoridades judiciales.

El campeón invicto fue encontrado culpable de haber agredido en septiembre del 2010 a su exnovia delante de los tres hijos que tuvieron durante la relación que mantuvieron.

El pasado 22 de diciembre, la jueza Melissa Saragosa, encargada del caso, sentenció a Mayweather Jr. a cumplir una condena de tres mes de cárcel que le impuso después que el campeón invicto se declarara culpable para reducir los cargos que pesaban en su contra.

Mayweather, de 35 años, debió comenzar a cumplir la sentencia el pasado 6 de enero, pero la jueza Saragosa estuvo de acuerdo a último minuto a dejarlo en libertad un tiempo extra para que disputase la pelea contra Cotto.

El argumento de la juez para conceder el aplazamiento de ir a la cárcel fue que la pelea pactada con Cotto ayudaría a la economía local de Las Vegas.

Saragosa, durante el juicio, dijo no comprender como Mayweather Jr. amenazase y golpease a su exnovia Josie Harris enfrente de dos de sus hijos.

Los niños tenían 10 y 8 años en el momento que se dio la agresión y el mayor salió corriendo para avisarle a un guardia de seguridad de la comunidad donde vivían.

Sin embargo, la juez aceptó la declaración que evitó que Mayweather Jr. fuera a juicio, lo cual significaba una sentencia de 34 años en prisión si era encontrado culpable de todos los cargos en su contra.

La jueza le quitó a Mayweather Jr. tres días de los 90 de prisión a los que fue condenado por haberlos pasado ya en la cárcel durante el tiempo que fue arrestado.

También se le ordenó completar un año en un programa de orientación y consejos sobre violencia doméstica, 100 horas de servicios comunitarios y pagar una multa de 2,500 dólares, además de permitirle pelear por la bolsa millonaria de 32 millones de dólares, la mayor en la historia del boxeo que ha sido garantizada.

Harris, que reside ahora con sus hijos en el Sur de California, de acuerdo a sus abogados, no ha querido hacer declaraciones sobre la condena y el ingreso en prisión del campeón invicto.

Los abogados de Mayweather, Karen Winckler y Richard Wright ya habían anunciado previamente que no planeaban posponer la fecha de ingreso en prisión una vez más.

El propio Mayweather Jr., tras la pelea que ganó por decisión unánime a Cotto, dijo que estaba listo para responder como un “hombre” a los errores cometidos e ingresar en prisión.

Mayweather cumplirá su condena en la prisión local del Condado de Clark, en Las Vegas, donde se espera que si tiene un buen comportamiento pueda salir antes de que cumpla los tres meses a que fue condenado.

De acuerdo, a la policía de Las Vegas, durante la primera semana de su ingreso en prisión, el campeón invicto estadounidense estará separado de los otros 3,200 convictos que hay en el centro penitenciario para que pueda tener mayor protección.

Mayweather también tendrá la posibilidad de disponer de una hora diaria para hacer ejercicios físicos fuera de la celda donde estará internado.