Estrellas de ‘El Rostro de la Venganza’ invaden NY

Elizabeth Gutiérrez está dedicada a su familia

Elizabeth Gutiérrez.
Elizabeth Gutiérrez.
Foto: Telemundo

Nueva York – La complejidad de Elizabeth Gutiérrez es notable. La bella mexicana ha sido protagonista de los tabloides en su vida privada, sin embargo en persona demuestra a una mujer segura de sí misma y muy familiar.

“Estoy contenta de estar aquí. Pero sí estuve varios meses dedicada a mi familia, a los niños, sin trabajar”, asegura la escultural Gutiérrez, cuyo físico asemeja el de una reina de belleza.

Su personaje en la nueva telenovela, ‘El Rostro de la Venganza’, es el de Gabriela, una mujer compleja según la historia de la tele serie. Ella comienza siendo villana y tiene fuertes enfrentamientos con el protagonista.

A su paso por Nueva York, la actriz estuvo acompañada de su hijo Christopher de seis años de edad, producto de su relación con William Levy.

Gutiérrez dice que le ha dedicado los últimos meses a su familia.

“Me gusta este personaje porque primero hago de villana y luego ella se transforma. No es el típico rol de la mujer buena o la mujer mala.

Es un reto y como me gustó tanto el guión, lo acepté. Telemundo trata de alejarse de la típica historia y le otorga un matiz más realista a sus telenovelas”, cuenta la mexicana que nació en Los Angeles pero se crió en el estado mexicano de Jalisco.

En la producción, cuyos trama se desarrolla en la ciudad de Nueva York, -en algunos de sus capítulos- trata sobre un joven que es enjuiciado a los ocho años en la Gran Manzana. De ahí el hecho de que todas las escenas reflejarán la metrópoli, a la vez que se filmen capítulos en Miami.

Gutiérrez aceptó el rol con todos sus retos. La escultural mexicana que tiene una relación con el actor y modelo cubano William Levy, quien hace poco culminó su participación en el reality show ‘Dancing With the Stars’, podría ser la próxima concursante latina del exitoso programa norteamericano, pero esto apenas es un rumor.

Mientras ambos Levy y Gutierrez mantiene una solida relación por sus dos hijos, Christopher y Kelya. “Yo estoy muy tranquila, me crié en un ambiente que fue muy bueno, tuve muchos hermanos, siete y soy la mas pequeñita. En algún momento decidí mudarme a Miami y así fue como el destino me llevo a donde estoy, pero al final de cuentas mi sueño mas inmenso es el de ser una actriz consagrada”, y parece que esta en el camino de conseguirlo.