Dar el sí por menos

Sugerencias para bajar los costos al organizar una fiesta de matrimonio en Nueva York
Sigue a El Diario NY en Facebook
Dar el sí por menos
Que el dinero no sea motivo para no celebrar su matrimonio en grande.
Foto: metrocreative

Nueva York – Aunque no debería sorprender, debido a que Nueva York siempre está en los primeros puestos de las listas de lo más costoso en el país, saber que organizar una boda en la ciudad cuesta un promedio de $65,824 causa un pequeño dolor de cabeza.

Según una encuesta hecha recientemente por TheKnot.com y WeddingChannel.com, con la ayuda de 18.000 novias que contrajeron matrimonio en 2011, nuestra ciudad es la más cara para casarse ya que, a nivel nacional, una pareja gasta un aproximado de 27.000 dólares para darse el sí.

Con eso en mente, y para tratar de que los novios que lean esto no se arrepientan, conversamos con Xochitl González, directora de la empresa organizadora de bodas A.a.B. (Always a Bridesmaid), para que nos diera algunos trucos que ayuden a bajar los costos de esa gran fiesta.

Estas fueron sus recomendaciones:

1. Reduzca la lista de invitados: no sólo se reduce el costo por persona en comida y bebidas, sino que se ahorra en los centros de mesa, invitaciones y regalos.

2. Tenga un cortejo (bridal party) pequeño: mientras resulta divertido tener muchas damas y caballeros en el cortejo, estos pueden resultar un gasto grande. Los buqués y adornos cuestan dinero, así como la limusina para trasladarlos hasta la ceremonia. Además, la tradición es tener que darles un regalo, algo que sin duda se traduce en más gastos.

3. Considere la opción de una boda diurna: si organiza la boda en la tarde, puede ahorrar hasta un 20% en comida, bebida y otros servicios. Con la banda musical o el DJ adecuado, una boda en el día puede ser igual de divertida que una en la noche.

4. Sirva sólo vino y cerveza: parece un detalle menor, pero pagar solo por cerveza y vino, en lugar de por el servicio de “full bar”, puede reducir el costo a la mitad.

5. Limite los gastos en decoración: la ceremonia y la hora de coctel son los momentos en los cuales los invitados pasan el menor tiempo. En lugar de gastar dinero en grandes arreglos para el altar, si la boda es por la iglesia, haga uso más bien de una alfombra desechable personalizada (runner), que le costará una fracción de lo que pueda gastar en flores y demás adornos. (Puede visitar http://www.originalrunners.com para conocer las opciones disponibles).

Otros truquitos a tomar en cuenta son: celebre la ceremonia y la recepción en el mismo lugar; no descarte hacerlo en casa de algún familiar o amigo cercano; chequee el precio de los vestidos que ponen en vitrina o tienen como muestra, son más económicos; escoja la comida con cuidado y olvídese del postre, para eso está el pastel de bodas; reclute a sus amigas y hagan los recordatorios ustedes mismas; y como fotógrafo y DJ puede usar a sus amigos.

Así que no se desanime ni cambie de planes, existen maneras de celebrar su matrimonio en grande sin tener que luego declararse en bancarrota.