La Parada Puertorriqueña

Sigue a El Diario NY en Facebook

Hoy más de un millón de puertorriqueños nos daremos cita en la Quinta Avenida para ser parte de uno de los desfiles de más participación en la nación. Ya tengo la bandera boricua más grande que se enarbolara en el vecindario puesta en la ventana. La camiseta que con la inscripción de mi puño y letra que lee debajo de la bandera: Respeta tu nación’ honra tu bandera; no dibujes,no escribas sobre tu patrio emblema.

Es un mensaje que envio a los que compran banderas de comerciantes inescrupulosos que violan la dignidad de nuestro emblema con imágenes de personalidades del deporte, la farándula la política; sapos y gallos, etc.

La camiseta con la imagen de Don Pedro Albizu Campos tiene el honor de exhibirla Andy, mi hijo mayor. Hoy desde que salgo de mi casa estaré repleto de cálidas emociones porque entre mis hijos y mi nieto que me acompañan componemos tres genaraciones de puertorriqueños que exudamos puertorriqueñidad étnica y política al igual que cientos de miles de boricuas en la avenida. En el camino me llena de orgullo y honra cuando mis vecinos y amigos viéndonos con camisas alusivas al evento nos preguntan lo obvio : ¿Van pa’ la parada? Ya en el tren una multitud compuesta desde niños hasta ancianos pintan el espacio de rojo, blanco y azul con sus camisas y banderas. Cuando llego a la Quinta Avenida la experiencia del tren se multiplica cientos de miles de veces con la placentera incomodidad que dificulta el caminar por el gentío, pero con la alegría de saber que somos muchos y que una vez más hemos cumplido asistiendo al mayor acto público de nuestro pueblo.