Bloomberg defiende ‘Stop and Frisk’

NUEVA YORK – El alcalde Michael Bloomberg defendió ayer la práctica policía de “Stop and Frisk” (detención y cateo) desde el púlpito de una iglesia afroamericana situada en uno de los vecindarios de Brooklyn con mayor índice de criminalidad.

Ante la presencia del Comisionado de Policía, Raymond Kelly, sentado en uno de los bancos de la Primera Iglesia Bautista de Brownsville, Bloomberg se apoyó en estadísticas para insistir en que el programa ha salvado muchísimas vidas de las comunidades minoritarias, a la vez que ha reducido el número de potenciales encarcelaciones durante la última década.

En respuesta a las múltiples organizaciones de derechos y libertades que han calificado la práctica de racista, el alcalde leyó los nombres, etnias y edades de los diez neoyorquinos que han sido asesinados en la ciudad en la primera semana de junio.

“Los diez eran jóvenes y los diez eran hispanos o afroamericanos”, declaró Bloomberg. “Es una pena, pero también es una realidad: el 96% de los sospechosos en las balaceras son latinos o negros”, añadió.

Tras acabar su comparecencia en la iglesia, el alcalde se dirigió a participar en el Desfile Anual de Puerto Rico en la Quinta Avenida, donde precisamente la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, organizó una protesta contra el “Stop and Frisk”.

“El 90% de la gente que detiene la policía es tan inocente que ni siquiera recibe una multa”, declaró Benjamin Jealous, presidente de la organización.”Ya es hora de que dejen a nuestros jóvenes en paz”.