¿Está tu casa bien asegurada?

Para que una catástrofe no te sorprenda desprevenido, es esencial que leas con detenimiento los detalles de tu póliza.
¿Está tu casa bien asegurada?
Si remodelas tu casa ajusta tu seguro. Photos.com

Para que una catástrofe no te sorprenda desprevenido, es esencial que leas con detenimiento los detalles de tu póliza, entiendas a la perfección cómo funciona y compres toda la cobertura que realmente necesitas. Muchos propietarios descubren sólo luego de ver sus viviendas arruinadas, que sus pólizas de seguro no cubren los costos para reconstruir sus viviendas ni tampoco los gastos adicionales de alojamiento temporal y comidas. En cambio, pese a tener un seguro en su propiedad, se ven obligados a desembolsar miles de dólares de sus propios bolsillos para rehacer sus vidas.

Es esencial que busques tu póliza y la leas con detenimiento, para que, antes de que te sorprenda una tragedia, te asegures de entender bien tu cobertura y de verificar que sea la más adecuada para tus necesidades. Donde encuentres dudas, apúntalas en un papel para luego consultar al representante de tu empresa aseguradora.

Empieza leyendo lo que se conoce como la declarations page o página explicativa, la cual resume las condiciones de tu póliza y qué cobertura específica ofrece, así como los límites de tu protección y las primas que debes pagar.

Asegúrate, además, de que los límites de tu póliza reflejan adecuadamente el valor actual de tu vivienda. Si hiciste mejoras sustanciales a través de renovaciones o la construcción de anexos, es necesario que informes a tu aseguradora.

Mientras más rápido presentes esta información a tu aseguradora en el momento de sufrir un desastre, más rápido empezará el proceso para que recibas el dinero necesario para iniciar las reparaciones, puesto que tu proveedor de seguros no tendrá que invertir mucho tiempo investigando tu reclamación.

Luego de entender bien qué tipo de cobertura tienes para proteger tu propiedad, compárala con el costo que podrías tener en caso de un desastre imprevisto. Si tu cobertura parece que no cubrirá todos tus gastos, entonces considera aumentarla. Lo importante aquí es evitar que, por querer ahorrar unos centavos, tu póliza no te proteja lo suficiente.

Si tu casa se incendia o es destruida por un huracán, te conviene estar seguro de que tu póliza cubrirá los costos necesarios para construir una nueva vivienda que “reemplace” la vieja tal y como estaba antes. Esto se llama en inglés replacement cost, y es un tipo de cobertura proporcionada en la mayoría de las pólizas de seguros. De hecho, muchas empresas de seguros requieren que asegures tu casa por al menos el 80% de su costo de reemplazo, según la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros.

Si no lo haces, la aseguradora puede que cubra sólo la parte de las pérdidas que sufres. Y si tienes una hipoteca, la mayoría de las entidades financieras te obligan a comprar una póliza con el costo de reemplazo adecuado. Sin embargo, algunas pólizas pagan sólo por el “valor actual en efectivo” de tu propiedad. Eso quiere decir que los beneficios del seguro cubrirán sólo el valor de tu propiedad y su contenido menos la depreciación.

O sea, que si ese precioso patio que construiste hace 15 años queda destruido, la aseguradora sólo pagará por el valor actual del mismo, no por el precio que costaría reemplazarlo.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos