Rock inmortal

El director de Rock of Ages, Adam Shankman, habla de rock, Tom Cruise y Diego Boneta

Rock inmortal
El director Adam Shankman hablando con Julianne Hough y Diego Boneta durante el rodaje de 'Rock of Ages', que se estrena hoy en todos los cines del país.
Foto: Fotos Warner Bros.

Los Angeles – Ya lo dice el póster del filme: “Nada más que un buen rato”. Esto es lo que promete -y a tenor de la reacción de las audiencias a los pases previos de la cinta, consigue- ‘Rock of Ages’, la adaptación al cine del musical que ha recorrido los escenarios del mundo desde su estreno en 2006.

Se trata de un paseo por el “heavy metal” más “glam” de los años 80, el que representaron bandas como Styx, Journey, Bon Jovi, Twisted Sister, Steve Perry, Poison y Europe, y, también, por el Los Ángeles de esa época, concretamente Sunset Boulevard en West Hollywood, donde la tienda Tower Records y los clubes The Whiskey a Go-go y The Roxie dominaron la escena musical (y visual) del momento.

Para el filme -que sigue el viaje a la cima de una joven con sueños de convertirse en una estrella (interpretada por Julianne Hough, vista en la similar Burlesque), secundada por un joven músico que se enamora de ella (papel al que da vida el cantante y actor mexicano Diego Boneta, que intervino en la telenovela Rebelde)- se ha reunido un reparto de secundarios de renombre: Catherine Zeta-Jones, como la esposa conservadora del alcalde de la ciudad, a quien encarna Bryan Cranston; Alec Baldwin como el propietario del club fictício The Bourbon Room; Russell Brand como su inseparable mano derecha; y… Tom Cruise como la estrella de rock Stacee Jaxx, una combinación de ídolos de la música como Axl Rose, Keith Richards y Jim Morrison.

El director de todo ello es Adam Shankman, quien ya llevó al cine el musical ‘Hairspray’ -además de ser el realizador de éxitos comerciales como ‘The Wedding Planner’, ‘Bringing Down the House’ o ‘The Pacifie’r-.

Durante una charla telefónica con él, y tras indicarle que aún no existe entre el público potencial la impresión de que ‘Rock of Ages es’, ciertamente, una diversión garantizada, reconoció que “no, no se ha lanzado el mensaje que lo es. No tenemos un título conocido, fácil, como ‘The Avengers’ o ‘Snow White’ [and the ‘Huntsman’]. Sí hay curiosidad, pero la gente no sabe muy bien qué pensar de ella…”.

“Pero el mejor embajador de esta película es la película”, continuó. “No hay duda de que nuestra campaña en las calles y en televisión está por todas partes. Pero necesitamos distanciarnos de esas superproducciones. ‘The Avengers’ ha sido la estrella de la muerte [en referencia a la base de Darth Vader en la saga ‘Star Wars’] para muchas películas…”.

‘Rock of Ages’ fue rodada en decorados y no en escenarios reales de Los Ángeles, de ahí la impresión de que la ciudad -y en concreto Sunset Boulevard- es un lugar mágico y de ensueño. “Es como el personaje de Julianne ve la ciudad. Yo la veía así cuando era un niño… ahora la veo como ‘trabajo’”, bromeó Shankman, nacido aquí hace 47 años.

“Para esta clase de historias, acerca de [jóvenes] soñadoras, ayuda a la historia que [la ciudad] luzca así, ayuda ir más allá de la realidad”.

‘Rock of Ages’ -durante la cual se escuchan temas de los años 80 interpretados por su reparto como ‘Paradise City’, ‘Here I Go Again’, Can’t Fight This Feeling’, ‘Every Rose Has Its Thorn’, ‘We Built This City’, ‘We’re Not Gonna Take It’ y ‘Don’t Stop Believin’- inyecta una considerable energía en la platea, fruto de la pasión por el género y la música de Adam Shankman.

“Yo procedo del mundo del musical, desde que formaba parte del coro de la iglesia…”, explicó. “Todo lo que veo lo veo a través de la música. Es algo natural para mí. Pero sé que no es como todo el mundo lo percibe, por lo que mi trabajo es hacerlo accesible. Y lo hago tratando de que el filme tenga los pies en el suelo, aunque en su origen la historia sea fantástica”.

De ahí que esa energía surja, en realidad, “en el proceso de edición, y esa edición está hecha en mi cabeza antes de rodar”, prosiguió. “Pero para ser honesto, la música, en sí misma, me guía. Me dicta lo que tengo que hacer. Y esta música tiene la energía por sí sola”.

Claro que también ayuda a tener un listado de actores considerable -especialmente Tom Cruise, cuya primera escena incluye un plano de su trasero desnudo, o la hilarante Catherine Zeta-Jones como una ferviente defensora de los valores tradicionales-.

Para elegir quién quería en el largometraje, el realizador reconoció que su criterio fue, simplemente, “pensar en quién quiero ver. Todo termina tras preguntarme eso. ¿Quién será el más divertido [para el papel]? En ‘Hairspray’, los actores adultos eran, la mayoría de ellos, veteranos de la escena teatral musical. En ‘Rock of Ages’ la única es Catherine Zeta-Jones. Pensé que la historia necesitaba de un elemento distinto”.

Y uno de esos “nuevos” ingredientes fue Diego Boneta, ganador del concurso de la televisión mexicana Código Fama, a los 12 años, y que debuta en el cine con ‘Rock of Ages’ -que, por cierto, se estrena mañana-.

Shankman descubrió al joven actor y cantante de 21 años en “una audición a través de internet”, reveló. “Me detuve ante él y me dije que era el actor que buscaba. Su audición fue tan honesta y dulce… Su cara es preciosa. Había una honestidad, frescura y verdad a las que no me podía negar. Le obligué a audicionar mucho, pero siempre terminé regresando a él”.

Durante el rodaje, todos los actores “cantaron en vivo, pero la música estaba grabada: se tiene que hacer así para que sus labios y sus expresiones coincidan con la música…”, detalló el cineasta, que empezó su carrera como coreógrafo de filmes como ‘The Flintstones’, ‘Addams Family Values’ o ‘Casper’.

Por lo que respecta a Tom Cruise, Shankman solo tuvo halagos “Él es fantástico”, sentenció, quejándose de la fama que persigue a la estrella de ‘Mission: Impossible’.