Trabajadoras de limpieza insisten que fueron despedidas por manifestarse

Los 11 trabajadores despedidos por la compañía Pritchard Industries Inc, basada en Nueva York, son miembros del SEIU

Trabajadoras de limpieza insisten que fueron despedidas por manifestarse
El representante estatal Armando Walle se reunión con trabajadoras de limpieza de Houston despedidas de sus empleos.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

HOUSTON – Cuando Rita Soto se presentó a su trabajo el jueves 7 de junio fue recibida por un guardia de seguridad y su supervisora, que le informó que estaba despedida. La supervisora le entrego un cheque a Rita y le dio la espalda.

No le explicaron por qué la estaban despidiendo ni le contestaron sus preguntas. Luego de haber trabajado para la compañía de limpieza Pritchard Industries Inc. por más de 10 años simplemente le dijeron que se fuera y le advirtieron a ella y otras 10 de sus colegas que si no salían de la propiedad llamarían a la policía para que las arrestaran.

“Fue muy humillante porque luego de que trabajé con dedicación y responsabilidad por tantos años me echaron sin pensarlo dos veces y me trataron como un criminal”, le contó Soto a RUMBO.

Soto, al igual que otras decenas de trabajadores de limpieza, estuvo marchando en las diferentes manifestaciones que han sido organizadas por el sindicato Service Employee International Union (SEIU) en las últimas semanas, y ella cree que esa fue la razón por la cual fue despedida.

Los 11 trabajadores despedidos por la compañía Pritchard Industries Inc, basada en Nueva York, son miembros del SEIU. Según los trabajadores se les estuvo amenazando en el edificio que limpian y que se encuentra ubicado en el domicilio 363 North Belt unos días antes de la huelga.

“No nos dieron razones por habernos despedido pero días antes de que se declarara la huelga por parte del sindicato nos comenzaron a amenazar, nos dijeron que si participábamos en las marchas o cualquier actividad con el sindicato podríamos ser despedidos”, dijo Hermelinda Aguirre, trabajadora despedida.

Soto y sus compañeras tomaron el riesgo de apoyar la huelga del SEIU porque las condiciones que las compañías estaban tratando de imponer durante las negociaciones eran inaceptables.

“Las compañías nos querían quitar nuestro beneficios y hasta estaban pensando quitarnos horas y reducirnos el salario. Mi familia ya no podía soportar una reducción de salario, si con lo que estaba ganando estábamos pasando apuros, ¿qué iba suceder si me rebajaban más mi sueldo? Vamos a pasar hambres”, explicó.

El representante estatal demócrata Armando Walle se reunió con algunas de las trabajadoras que fueron despedidas para escuchar sus preocupaciones y se comprometió a dialogar con sus colegas en Austin y con empresarios de algunas de las cámaras de negocios más importantes de la ciudad para poder dialogar con los dueños de los edificios y que una vez más regresen a la mesa de negociaciones las compañías de limpieza.

“No es justo el trato que están recibiendo estas trabajadoras que fueron despedidas, merecen ser tratadas con dignidad porque a final de cuentas no están pidiendo la luna, están pidiendo salarios justos y los beneficios que se merecen”, dijo el funcionario.

Una fuente del sindicato le dijo a RUMBO que las compañías no han dado una indicación de que tienen contemplado regresar a la mesa de negociaciones.

La gran mayoría de los miembros del SEIU siguen asistiendo a sus trabajos a pesar de la huelga y de que no tienen un contrato porque este expiró el pasado 31 de mayo. Como la huelga que declararon los miembros del SEIU es una en contra de las injustas condiciones de trabajo y no una exclusiva por salarios, pueden seguir laborando si así lo desean.

El SEIU está analizando la posibilidad de entablar una demanda en contra de Pritchard Industries Inc. porque considera que los empleadores están violando el derecho de los trabajadores de manifestarse.

RUMBO intentó en numerosas ocasiones comunicarse con Pritchard Industries Inc. pero nuestras llamadas no fueron atendidas ni se respondió a nuestros mensajes.