Gritos de silencio contra ‘Stop and Frisk’

Rechazan la práctica policial considerada injusta y racista

Gritos de silencio contra ‘Stop and Frisk’
La manifestación más concurrida contra la práctica policial 'Stop and Frisk' se realizó ayer en Manhattan contra las detenciones y cateos injustificados.
Foto: VICTOR MATOS / ESPECIAL PARA EDLP

NUEVA YORK – Miles de activistas de más de 250 organizaciones de derechos civiles tomaron ayer el norte de la Quinta Avenida de Manhattan en la marcha más concurrida contra el “Stop and Frisk” (Detención y cateo) y la discriminación racial que se ha vivido en los últimos tiempos en Nueva York.

Fueron miles de personas marchando en silencio absoluto, hablando sólo con pancartas que pedían el fin de una práctica policial que consideran injusta y discriminatoria contra las minorias.

“Nosotros tenemos ya una cicatriz que no se va a poder cerrar”, dijo Eduardo Ruiz, uno de los participantes, intentando no levantar mucho la voz. “Pero yo marcho hoy por mis hijos, para que puedan vivir en un país en el que no te humillen ni atenten contra tu libertad por el color de tu piel”, agregó.

A la manifestación se unieron las familias de Trayvon Martin y Ramarley Graham, dos adolescentes afroamericanos que murieron abatidos por disparos en distintas circunstancias y distintos estados -Florida y Nueva York- pero que en ambos casos, según los que marcharon ayer, tuvo mucho que ver la raza. “A Ramarley le ocurrió lo mismo que a tantos y tantos hermanos: un policía primero le disparó y luego hizo las preguntas”, aseveró Wally Spencer.

Tracey Martin, el padre de Trayvon, también habló ante los medios antes de que comenzase la marcha. “Si dejo de manifestarme, si dejo de protestar, todo esto se va a olvidar”, dijo Martin. “¿Si fuera su hijo, dejaría de manifestarse? ¿Dejaría de protestar?”, agregó Martin.

Los manifestantes bajaron por la Quinta Avenida desde Harlem hasta Gracie Mansion, la residencia del alcalde Michael Bloomberg, en el Upper East Side, quien horas antes había comparecido ante una congregación religiosa – como ya hizo el anterior domingo – para defender la efectividad del “Stop and Frisk”, aunque dejando entrever de nuevo que se está trabajando para hacer una reforma integral de esta práctica policial.

“Comprendo por qué algunas personas quieren que dejemos de hacer detenciones. Puede ser que a inocentes que hayan sido detenidas, se les haya tratado con poco respeto, y eso es inaceptable”, declaró Bloomberg en el Centro Cultural Cristiano de Brooklyn.

“Si no has hecho nada malo, sólo mereces respeto y cortesía por parte de la Policía. El comisionado Kelly y yo creemos que se puede hacer un mejor trabajo en esto, y por ellos estamos introduciendo una serie de reformas para lograrlo”, añadió el alcalde, para luego anunciar también que se espera que el número de paradas y cateos disminuya en los próximos meses.