El suicidio ronda a las latinas

Jacqueline Ríos, de 17, relata cómo el programa 'Vida Preciosa' le ayudó a superar su tendencia suicida.
Jacqueline Ríos, de 17, relata cómo el programa 'Vida Preciosa' le ayudó a superar su tendencia suicida.
Foto: CRISTINA LOBOGUERRERO / EDLP

NUEVA YORK – Una de cada nueve adolescentes latinas intentó suicidarse el año pasado en Nueva York y una de cada seis consideró seriamente quitarse la vida, convirtiéndose esta tendencia en la más alta en comparación a cualquier otro grupo étnico en la ciudad, según un estudio del Centro de Control de Enfermedades (CDC).

Según las cifras dadas a conocer -en el estudio realizado en 2011- el porcentaje promedio de jóvenes que desarrollan comportamientos suicidas en la nación, es de un 21%, mientras que en la ciudad de Nueva York, es de 15.7%, siendo el condado de Staten Island, donde se presenta más la incidencia, con un 18.4%

Los otros tres condados con mayor incidencia de suicidios son: Manhattan, con 17.4%; Brooklyn, con 16.7%; y El Bronx con 16.5%.

Rosa Gil, presidente de la organización sin ánimo de lucro Comunilife -que provee servicios de prevención contra suicidios- resaltó que “sabemos que culturalmente las intervenciones son sensibles y que si se incluye a toda la familia, se pueden salvar vidas”.

Comunilife es el único proveedor del programa Vida Preciosa, dedicado a la prevención contra suicidios en la ciudad de Nueva York.

Desde 2008 hasta la fecha, 120 latinas adolescentes están inscritas en el programa y ninguna se ha suicidado, desde que se integraron el mismo.

Jacqueline Ríos, de 17 y residente de Brooklyn, dijo que el programa le había salvado la vida, por lo que ahora podía desenvolverse normalmente.

Agregó que llegó de México cuando era una niña y que parte de su comportamiento suicida se basó en el aislamiento, por no saber cómo enfrentar el problema de experimentar dificultades para integrarse con sus compañeros de estudios.

Rocío Quintanilla, madre de Ríos, hizo un llamado a otros padres, para que se interesen e intervengan más en la vida de sus hijos adolescentes, a quienes -dijo- “se les puede salvar la vida si uno se interesa en saber más sobre lo que les ocurre y les preocupa”.

La concejal Julissa Ferreras, presidente del Comité de Mujeres del Concejo Municipal, recalcó ayer que “aún falta mucho por hacer para continuar salvando vidas y apoyando a las familias” de estas jóvenes.