Una acción legal

La decisión de la administración Obama de extender la “discreción de prosecución” en la implementación de las leyes de inmigración tiene numerosos antecedentes legales y este tipo acción no es inusual en el uso de los poderes presidenciales.

Los críticos a la iniciativa del presidente de no deportar a jóvenes traídos al país ilegalmente durante su niñez aseguran que este es un exceso del Poder Ejecutivo que toma acciones unilaterales en vez de ir a través del Congreso como lo dice la Constitución.

Ellos tienen razón en cuanto a eludir el Congreso, en donde no se consiguió en el pasado que el Senado respalde el DREAM Act de los demócratas, mientras que la idea del DREAM Act del senador Marco Rubio (R-FL) tampoco logró el apoyo de la mayoría de sus correligionarios.

Al mismo tiempo, el concepto de “discreción de prosecución” de la autoridades de inmigración y la no deportación por diversos factores como humanitarios, tiempo de permanencia y edad se remonta hasta 1975 siendo usado por décadas. En 2003 la administración Bush otorgó este poder las agencias agrupadas bajo el recién creado Departamento de Seguridad Interna (DHS).

Por eso, la decisión de DHS de ampliar su política de deportación diferida -y determinar su aplicación caso por caso- esta dentro de la autoridad de la agencia.

Ahora, la crítica conservadora a que el presidente selecciona que leyes respetar y cuales, es una hipocresía. Si hubo un gobierno que no respetó las leyes fue el de George W., Bush, quien firmaba leyes prohibiendo la tortura al mismo tiempo que se excluía de cumplir aspectos claves de ella. Es curioso que quien dio el argumento legal, como John Yoo, para la expansión de un poder presidencial que autorice la tortura, acuse hoy a Obama de exceder su poder al ampliar la “discreción” de una agencia federal.

Creemos que la crítica a la legalidad de la acción de la Casa Blanca es una reacción exclusivamente política a un acto de gobierno también político y proselitista. Refleja la falta de una respuesta positiva y coherente de la oposición a una propuesta buena en un tema como es la deportación de los menores indocumentados traídos por sus padres a Estados Unidos.

Impremedia/La Opinión