Una final de NBA corta, y el inicio de una larga rivalidad

Kevin Durant, de 23 años, es la gran figura del Thunder de Oklahoma City.
Kevin Durant, de 23 años, es la gran figura del Thunder de Oklahoma City.
Foto: AP / Lynne Sladky

MIAMI/AP – Compañeros de entrenamiento, adversarios en la final de la NBA, y en unas semanas más, compañeros olímpicos.

LeBron James y Kevin Durant estuvieron juntos desde el demorado inicio al rápido final de la abreviada temporada de la NBA, compartiendo un largo abrazo después de que terminó finalmente la búsqueda del anillo de campeonato por parte de James.

Doblegado el año pasado en su primer intento con el equipo de Miami, James sólo se permitió un descanso de un par de semanas para regresar al gimnasio. Invitó a Durant a unírsele, sin saber que pronto estarían en un escenario mucho más grande que el de su natal Ohio.

“Yo lo visualicé, pero no sabía que iba a suceder”, dijo James. “Pero ver pocos meses después que íbamos a encontrarnos en la final, fue un gran momento para mí y para él”, agregó.

Acostumbrémonos.

El Heat y el Thunder de Oklahoma City probablemente estarán de regreso a este punto, quizá tan pronto como la próxima temporada, cuando James tenga que enfrentar lo que se siente defender un título y Durant herede su papel de mejor jugador sin una corona.

“Esta no va a ser la última vez que veremos a Oklahoma City. No me sorprendería; ésta no será la última vez que los veamos en la final”, señaló James.

El Heat fue demasiado bueno en esta ocasión, acabando con el Thunder con una victoria de 121-106 en el quinto juego la noche del jueves. James anotó 26 puntos, atrapó 11 rebotes y registró 13 asistencias. Después recibió todos los nueve votos para obtener el trofeo a Jugador Más Valioso y una felicitación por parte de Durant.

“Esperamos verlos nuevamente; estoy seguro que así será”, dijo Pat Riley, presidente del Heat, durante la presentación del trofeo de campeón a su equipo, tras felicitar a la organización del Thunder.