Ya no todas van de blanco

Quienes quieran casarse a la moda este verano podrán dejar de lado el tradicional vestido blanco y darle paso a uno azul o, por qué no, rojo.

Ya no todas van de blanco
El blanco ya no es la única opción de las novias.
Foto: Suministrada

Nueva York – Quienes quieran casarse a la moda este verano podrán dejar de lado el tradicional vestido blanco y darle paso a uno azul o, por qué no, rojo. El color se impone como una de las tendencias, así como los vestidos de varias piezas y nuevas formas en los cuellos, algo que le va muy bien a las novias latinas, quienes son más osadas a la hora de probar nuevos estilos.

Pero para las más clásicas también hay opciones: las flores, los tules, y el romanticismo de lo vintage, que nunca pasa de moda, también marcan la temporada.

Anadina Gratereaux, consultora experta en trajes de novia, nos habló de los puntos a tomar en cuenta por quienes se encuentran eligiendo el vestido de novia este verano-otoño. Anadina conoce de cerca el trabajo de los diseñadores Ángel Sánchez, Elizabeth Fillmore y Austin Scarlett; y ha trabajado para tiendas como Sacks, Amsale y Pronovias.

“Si tu eres una chica moderna, por ejemplo, que no se pone vestidos regularmente, que no usa maquillaje, no debes ponerte un estilo princesa. Puede que ese haya sido tu sueño, pero esa sería una excepción. Es mejor usar algo más sencillo, menos pomposo”, comenta la experta con 13 años de experiencia.

La novia latina, por ejemplo, toma muy en cuenta que le va o no a gustar a su novio. También se caracteriza porque tiene menos miedo de ser diferente, de ser más atrevida y de usar estilos que no usa todo el mundo. Es más decidida en lo que quiere y también toma riesgos.

Lo más importante es evitar los nervios, tratar de esta tranquila. Lo segundo, no dejarse llevar de lo que digan la prima, la abuela y la mamá. Tomar esos consejos, pero tratar de dejarlos a un lado al momento de probarse vestidos. Ir a la tienda sin prejuicios, con la mente abierta. Más del 97% de las novias acaba comprando lo opuesto de lo que creía que se iba a poner. Y finalmente guiarse de lo que dice el corazón.

Cuando te sientes preciosa y te ves así en el espejo, tu corazón te lo dice y sabes que es el vestido adecuado..

Las tendencias para el verano según Anadina Gratereaux son:

Mucho color: especialmente el rojo y los azules. El blanco es el color tradicional, pero el color es una excelente opción para las novias que se atrevan a ser más modernas.

Los vestidos “transformer”: están muy de moda los vestidos que se convierten, por ejemplo de largo a corto, o las faldas amplias removibles encima del vestido. Estos vestidos se pueden ver más cubiertos, más sobrios para la ceremonia, y luego convertirse en un vestido más sexy para la recepción.

Los cuellos estilo ilusión: desde los noventa y hasta hace poco el cuello “palabra de honor” marcó la pauta. Esta temporada eso cambia y vemos mangas o cuellos en V. Estos cuellos estilo ilusión son apropiados para el verano porque son frescos y se pueden hacer en tul o en encaje, que se puede quitar y debajo queda el vestido con el tradicional “palabra de honor”.

El estilo vintage: el look más tradicional, como de otra época, muy femenino, que se acompaña con detalles como pedrería.

En telas, para el verano la tendencia son los materiales ligeros: tul, organza, organza de seda, georgette; y también los detalles hechos con la misma tela.

Regresa el corte de la cintura natural: que es mucho más arriba de la cintura rebajada, que ha sido un corte muy popular porque le va bien a la mayoría de mujeres. La cintura natural da una silueta de corpiño más corto y pierna más larga.

Y lo que nunca pasa de moda: las flores y en general los detalles muy femeninos, ahora en un estilo muy aéreo, suave y romántico, muy del verano.

Para contactar a Anadina Gratereaux puede visitar: http://www.slicklittlebride.com