Un islamista es el nuevo presidente electo de Egipto

Un islamista es el nuevo  presidente electo de Egipto
El candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi tomará posesión el 1 de Julio, según ionformó un vocero de la poderosa Junta Militar.
Foto: efe

EL CAIRO/AP – Mohamed Morsi, candidato de la Hermandad Musulmana, fue declarado ayer el ganador oficial de las primeras elecciones libres de Egipto, derrotando por un margen estrecho a Ahmed Shafiq, el último primer ministro del depuesto presidente Hosni Mubarak.

Los últimos cuatro presidentes del país en seis decenios han provenido de las filas de las fuerzas armadas. Esta es la primera vez que el Egipto moderno estará a cargo de un civil elegido libremente, un islamista.

La comisión electoral de Egipto dijo que el islamista Morsi ganó con el 51,7% de los votos frente al 48,3% recibido por Shafiq.

Una enorme multitud de partidarios de Morsi, reunidos en la plaza Tahrir de El Cairo, estalló en aplausos y bailes cuando la televisión leyó el resultado en vivo.

El vocero de Morsi, Ahmed Abdel-Attie, dijo que las palabras no pueden describir la “alegría” de este “momento histórico”.

“Llegamos a este momento gracias a la sangre de los mártires de la revolución”, dijo. “Egipto iniciará una nueva etapa en su historia”.

La segunda vuelta del 16 y 17 de junio entre Orsi y Shafiq había dejado a los egipcios con una tensa incertidumbre durante una semana.

Antes del anuncio, las autoridades desplegaron fuerzas de seguridad adicionales en las calles de la capital y cerca de instituciones importantes. La Policía recibió órdenes de usar la fuerza frente a cualquier intento de violar la ley.

Las tensiones en el país aumentaron el temor de nuevos brotes de violencia política, pues ambos candidatos se atribuyeron el triunfo antes del anuncio oficial.

Egipto lleva más de un año con protestas multitudinarias entre una creciente inquietud por la delincuencia y la situación económica después de la revolución de 18 días que obligó a Mubarak a renunciar el 11 de febrero de 2011.

Los militares han prometido que entregarán el poder a un gobierno civil el 1 de julio.Los líderes de la Hermandad Musulmana, junto con grupos revolucionarios, temían un posible fraude electoral de los militares.