¿El renacimiento de Microsoft?

Ariel Coro

¿Qué pasó en días pasados con Microsoft? En una semana hicieron dos anuncios que dejaron a la industria boquiabierta: primero anunciaron que van a fabricar su propia tableta llamada Surface y después, en otra conferencia de prensa separada, anunciaron la nueva versión de su sistema operativo móvil. ¿Cuáles son las consecuencias de estos anuncios para los consumidores?

El anuncio de su tableta Surface no sorprendió a nadie. Lo que sí sorprendió es la similitud con el ya establecido iPad y que Surface es fabricado por Microsoft, una compañía que tradicionalmente se ha dedicado a crear software en vez de hardware. Parece que se dieron cuenta de que el modelo de Apple es válido, ya que controlan la experiencia del usuario de principio a fin. Esto no significa una derrota para el gigante de Redmond, pero el cambio de curso deja mucho que desear por sus leales aliados que han estado fabricando las máquinas con Windows por tantos años.

La cubierta del Surface viene con un teclado plano con un touchpad debido a que todavía hay muchas personas que no están acostumbrados 100% a las tabletas con teclados virtuales. La pantalla es más grande que el iPad e incluye puertos de USB y un soporte para colocar la tableta en posición vertical.

El Surface consiste de dos modelos diferentes, lo cual no es necesariamente ideal para los usuarios. Imagínate que entras a una tienda y quieres adquirir la nueva creación de Microsoft. Hablas con el vendedor y este te indica que hay dos sabores, uno con la versión RT y otro con Windows 8. Comienza a explicarte las diferencias entre los sistemas operativos, los procesadores, la memoria y hasta el peso de las tabletas. Apple no tiene este problema, ya que fabrica un solo modelo del iPad, los cuales utilizan el mismo sistema operativo y, aunque se les puede poner más memoria y opciones de conectividad, el producto básico es fácil de entender.

El otro anuncio fue recibido más positivamente, ya que finalmente la plataforma móvil de Microsoft abandonará Windows CE y adoptará Windows 8. Esto quiere decir que la plataforma de PC y móviles ahora compartirán las mismas bases y creará una experiencia más uniforme para los usuarios. Básicamente, están abandonando la plataforma existente y lanzándose a una nueva con ventajas como mejor soporte para procesadores múltiples, pantallas de alta resolución y funciones que crean las bases para interactuar con los móviles usando lenguaje hablado.

En los últimos años, Microsoft ha visto como su monopolio se ha ido desmoronando debido al crecimiento de Apple y plataformas móviles como Android de Google. Ya era hora de que el gigante se despertara, ya que estas plataformas que solían ser alternativas están dominando el mercado móvil. Microsoft todavía mantiene el liderazgo en el campo de las PC, pero… ¿conoces a alguien que se esté comprando una PC en estos días?