Playas de Los Ángeles enferman a miles

Informe indica que la contaminación fecal detectada en las playas de los condados de Los Ángeles y Orange causa hasta 1.4 millones de enfermedades gastrointestinales cada año

Los Ángeles – Con el feriado del Día de la Independencia a la vuelta de la esquina, un grupo ambientalista publicó hoy un dato revelador: que la contaminación fecal detectada en las populares playas de los condados de Los Ángeles y Orange causa hasta 1.4 millones de enfermedades gastrointestinales cada año.

La playas de California, indica el reporte anual del Concilio Nacional de Defensa de los Recursos (NRDC), siguen sufriendo los embates de las aguas pluviales y residuales, que provocaron que se impusieran cierres o advertencias sanitarias por casi 6,000 días en 2011 (un ligero aumento respecto a un año anterior), lo cual representa el 25% del período preventivo registrado en todo el país.

Balnearios tan famosos como Avalon Beach, en Los Ángeles, y Doheny State Beach, en Orange, fueron ubicadas en la lista negra o de “reincidentes” de la NRDC, por violar los estándares de salud pública en más del 25% de las evaluaciones durante los últimos cinco años.

La organización ambientalista, con sede en Santa Mónica, calcula que el costo de las enfermedades gastrointestinales causadas por la mala calidad del agua es de entre 21 y 51 millones de dólares al año.

“La enfermedad más común es la diarrea”, indicó Steve Fleischli, director del programa de aguas de la NRDC, quien reclamó que las autoridades sanitarias no han detectado un incremento en los males que afectan a los bañistas porque aún utilizan estándares antiguos.

“En sus mentes el riesgo de enfermedades no ha subido desde 1996, pero nosotros encontramos que más enfermedades han ocurrido bajo una nueva definición”, mencionó el especialista.

California ocupó el sitio 21 en calidad de agua de sus playas, de un total de 30 estados. El 9% de las muestras excedieron los estándares nacionales para designadas zonas de playa en 2011. La causa más común de contaminación provenía de elevados niveles de bacterias (94%).

Especialistas advierten que una persona también puede enfermar al tener contacto con la arena de las playas, no sólo al darse un chapuzón y beber el agua. Los padecimientos asociados con la contaminación de los mares, considerados los vertederos de basura más grandes del mundo, son diarrea, erupciones en la piel, conjuntivitis, infecciones respiratorias, meningitis y hepatitis.

“Las playas de nuestro país continúan sufriendo por la contaminación, afectando a la salud de la gente y a las economías”, expresó Jon Devine, abogado de la NRDC. “Entre más tiempo tardemos en tomar acción, más difícil y costoso será remediar el daño”, señaló.

“Las playas no sólo son vitales para la salud pública, sino que sostienen nuestra economía local, regional y nacional, generando miles de millones de dólares y sosteniendo millones de empleos”, recalcó Devine.

La buena noticia es que tres playas del condado de Orange fueron ubicadas en la lista de “cinco estrellas”, por sus indicadores de calidad de agua, frecuencia de monitoreos y notificación al público de sus niveles de contaminación. Se trata de Newport Beach, Bolsa Chica Beach y Huntington State Beach.

isaias.alvarado@laopinion.com