Informe: ‘Latinoamérica en una encrucijada’

Estos son algunos de los puntos de vista que destacadas figuras institucionales y expertos de la región ofrecen.

Informe: ‘Latinoamérica en una encrucijada’
Jesús Zabalza (i), y Enrique Iglesias (d), durante el "XI Encuentro Santander - América Latina. El papel de América Latina en el nuevo escenario económico".
Foto: Esteban Cobo / EFE

Madrid/EFE – América Latina está en una “encrucijada histórica”, con la mirada puesta en el Pacífico, y en concreto en China, mientras, a bordo de un crecimiento aún sólido capea la grave crisis económica que anega a Europa y especialmente a España.

Estos son algunos de los puntos de vista que destacadas figuras institucionales y expertos de la región ofrecen en el informe “América Latina y Caribe” que publica el diario español El País con el significativo título “Latinoamérica aguanta”.

Además de la visión de sus especialistas en la zona, El País recoge la opinión de personalidades como el secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias; el ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry, o el titular peruano de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, entre otros.

Asimismo, escribe en el “especial” el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe Hasan Tuluy, y es entrevistado, entre otros, Augusto de la Torre, economista jefe de esa misma institución financiera.

El diario señala que, aunque el crecimiento de América Latina, “pierde ritmo” -la previsión es de un 3.5 % de media para 2012, frente al 6.1 % de 2010-, la buena situación actual de una región que sufrió 38 crisis económicas entre 1980 y 2003 sigue contrastando “con el estancamiento europeo”.

Como dice Hasan Tuluy, “la región está empezando a hacer mella a su gran reto- la más amplia brecha entre ricos y pobres”.

La CEPAL (la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, también consultada por el diario) no descarta, sin embargo, “un escenario externo peor” si se agravara la crisis bancaria y de deuda soberana en Italia y España.

“Esta situación supondría una fuga o huida hacia la calidad o seguridad de los flujos financieros, que se expresaría en una interrupción de su afluencia a la región, el retiro de depósitos e inversiones de cartera y la suspensión de líneas de crédito bancarias en el exterior”, afirma la institución.

Por eso, en Latinoamérica no se baja la guardia ante lo que ocurre en Europa y en especial en España, destacado inversionista en la región, como recuerda el ministro de Economía y Finanzas peruano.

“Nos preocupa por el efecto de arrastre que puede tener sobre otras economías. Europa tiene un peso importante en la economía global y es un socio comercial de China, por lo que, indirectamente, nos podría afectar si China demanda menos materia prima”, asevera Luis Miguel Castilla.

Y es que las relaciones económicas con el gigante asiático son prioridad absoluta en América Latina, como señalan buena parte de los expertos consultados por El País, entre ellos este ministro- “China se ha convertido en el principal socio comercial de Chile, Perú y de otros países sudamericanos”, refiere.

Juan Carlos Echeverry es más contundente- “Latinoamérica tiene que volverse en el motor acompañante de China”, sin echar las campanas al vuelo y con la lógica cautela, dada la frágil situación económica internacional.