Cuidado con los fuegos pirotécnicos ilegales

Autoridades advierten que arrestarán a vendedores clandestinos durante feriado.
Cuidado con los fuegos pirotécnicos ilegales
Un vendedor ambulante ofrece 'chinanpines' a un grupo de niños y adolescentes en un parque de El Bronx, quienes luego se los lanzan unos a otros.
Foto: ZAIRA CORTES / EDLP

NUEVA YORK – En la sección de canchas de soccer en Pelham Bay Park, El Bronx, es común observar a niños y adolescentes agruparse en torno a vendedores ambulantes que ofrecen más que burbujas y juguetes.

Algunos comerciantes ocultan pirotecnia en bolsas plásticas que transportan en carritos de compras. Según visitantes del área, los productos más comunes son los “chinanpines” o pequeños petardos que estallan al arrojarlos con fuerza al suelo.

Algunos chicos burlan la mirada vigilante de sus padres y lanzan los “chinanpines” -que se venden por $2.50- al rostro, espalda y pecho de sus compañeros de juego, pese al riesgo que esta actividad implica.

“Yo creo que los ‘chinanpines’ son inofensivos”, dijo el mexicano Rubén Castro, un residente de El Bronx de 37 años. “Los consigo fácilmente para mis hijos en tiendas de 99 centavos”, acotó.

Contrario a lo que considera este padre de dos niños, el Departamento de Bomberos (FDNY) advierte que los niños menores de 14 tienen el doble de riesgo de sufrir lesiones causadas por pirotecnia, que el resto de la población.

Castro recuerda que hace algunos años era más fácil conseguir pirotecnia en las calles.

“En la avenida Roosevelt se ofrecían tarjetas para conseguir fuegos artificiales, igual que las tarjetas de chicas. Ahora ya no se hace”.

Y es que la ofensiva de las autoridades para combatir el consumo y venta de explosivos es cada vez más firme. En 2011, la Policía decomisó más de 5 mil libras de fuegos artificiales ilegales, desde bengalas hasta pirotecnia profesional. Se arrestaron a 70 individuos relacionados con la venta y distribución. La uniformada también confiscó seis vehículos que transportaban los artefactos ilícitos.

Agentes de Fireworks Enforcement Unit del FDNY realizaron 20 arrestos por la venta, uso, almacenamiento y transporte. Se atendieron 300 casos que llevaron a confiscar fuegos artificiales por más de $25 mil.

Este año, el programa “Fireworks Amnesty Day”, organizado por la Policía y la Fiscalía de Brooklyn en vísperas del 4 de julio, logró la recuperación de 1,735 explosivos.

La posesión y uso de pirotecnia es una violación, según el código penal de Nueva York, mientras que la venta puede considerarse un delito menor clase A o B. La reincidencia se clasifica como un delito mayor clase E.

Según la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego (NFPA) en 2010, el uso inadecuado de fuegos artificiales originó 15,500 incendios en el país. Las luces de bengala produjeron heridas en el 38% de las 8,600 personas que acudieron a una sala de emergencia.

El 4 de julio del año pasado, un hombre de 33 años murió en un hospital de Long Island por heridas en rostro y cabeza, ocasionadas por fuegos artificiales contenidos en un mortero.

El FDNY reporta que los varones son mayormente propensos a sufrir accidentes relacionados con fuegos artificiales, con un estimado del 72% en casos de heridas por uso inadecuado de pirotecnia.