No todos los hispanos apoyan ley de salud

Tras el fallo del Tribunal Supremo sobre la ley nacional de salud, muchos expertos hispanos y dirigentes de organizaciones clamaron victoria. Una encuesta realizada por Hispanic Link News Service después del fallo encontró que otros están planteando serias objeciones a algunas de sus provisiones más relevantes.

Analista de Consejo Nacional de La Raza, Kara Ryan, dijo que el fallo era un “hito importante”. Para unos seis millones de hispanos se abriría un camino a la cobertura médica si se implementa por completo la ley para 2014, afirmó, indicando que significaría el mayor avance individual para cualquier grupo étnico.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, quien cambió de una posición conservadora y apoyó a los magistrados liberales, puso límites sobre el requerimiento federal que los estados expandieran el programa Medicaid.

El estado de Florida, cuya población hispana es de 23%, además de Iowa, Kansas, Louisiana, Nebraska, Carolina del Sur y Wisconsin, han declarado que rechazarán la expansión de Medicaid: algunos expertos proyectan que esto dejará a unos cinco millones de individuos sin seguro médico. Ocho estados más – Alabama, Georgia, Indiana, Mississippi, Missouri, Nevada, Texas y Virginia – están tendiendo hacia el rechazo de la expansión.

Abogado de derechos civiles, James Lyons, mantuvo que si bien la ley se mantiene, el hecho que los estados tengan la opción de rechazar la expansión de Medicaid podría perjudicar a los hispanos. “Todo el mundo dice, ‘El Tribunal Supremo confirmó la ley de salud, Affordable Care Act’. Pues, sí y no. De hecho no la han confirmado para los pobres que no tienen seguro médico. Existirá la ilusión de la disponibilidad de cuidados médicos, pero no será cierto”.

El cirujano de Washington, D.C., Wadi Gomero-Curé, dijo que la ley en realidad será de beneficio a la población desatendida. Lo que él critica es que sea irresponsable económicamente.

“En vez de dirigirse al fraude que ocurre con Medicaid, Obama propuso esta ley simplemente para cubrir el gasto”, dijo. “Esta ley corre el riesgo de perjudicar a nuestros médicos y especialistas a favor de metas políticas. Si bien ayudará a los hispanos, temo que dañará al sector médico y por ende dañará a todos por último”.

El Congresista Mario Díaz-Balart (republicano por Florida) en una teleconferencia el 29 de junio agregó otro punto conflictivo: “Desafortunadamente el presidente lo ha vendido como que si esto fuera una cosa gratis para todo el mundo y [que] nadie va a pagar”.