Se compromenten a ajustar manejo de Comunidades Seguras

El director del ICE defendió ayer al polémico programa.

Se compromenten a ajustar manejo de Comunidades Seguras
Manifestantes en contra del programa Comunidades Seguras del Departamento de Inmigración durante una reciente protesta en la ciudad de Nueva York.
Foto: AP

Washington/Notimex – El director de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), John Morton, defendió ayer al polémico programa Comunidades Seguras, pero se comprometió a continuar su ajuste para responder a las preocupaciones de agencias policiales.

Morton, quien compareció ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, reconoció que las declaraciones iniciales del ICE causaron “confusión” sobre la operación del programa y sobre quién debía participar.

“Aunque las bases de Comunidades Seguras son sólidas, el ICE está consciente de las preocupaciones de varios, incluidas las de los agentes policiales estatales y locales, y está comprometido a continuar haciéndole ajustes operativos”, señaló en su testimonio.

El programa Comunidades Seguras permite a la policía local cruzar datos con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), para determinar si un detenido por cuestiones migratorias tiene antecedentes penales, con el fin de proceder a su arresto y eventual deportación.

Hasta finales de marzo pasado fueron deportados más de 135 mil personas a través del uso del programa y alrededor de un 55 por ciento de ellos fueron removidos por sus antecedentes criminales, según cifras del ICE.

Aunque el programa fue en un inicio presentado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) como voluntario, agencias policiales locales se quejaron de que era en realidad obligatorio y algunas se rehusaron a implementarlo.

En marzo pasado la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, reportó al Congreso que el polémico programa migratorio se convertiría en nacional a partir de 2013, a pesar de las críticas en su contra.

El DHS sostuvo que con ese programa se permitirá incrementar la detención de inmigrantes criminales y otras personas de interés prioritario –como los inmigrantes indocumentados de reciente ingreso-, para que sean identificados y removidos de Estados Unidos.

Pero organizaciones, legisladores y líderes pro inmigrantes denunciaron el fracaso del programa al argumentar que casi la mitad de los que fueron deportados eran inmigrantes sin antecedentes criminales serios.

Morton sostuvo en su testimonio que Comunidades Seguras tiene un “rol crítico” en los esfuerzos del ICE para enfocar sus recursos sobre los inmigrantes criminales, sobre aquellos que violan la ley migratoria de manera repetida y sobre los indocumentados de recién ingreso. Señaló que un informe del Inspector General del DHS determinó la efectividad del programa.