Ambos partidos bloquean voto sobre plan fiscal de Obama

"Sabemos que los republicanos no harán nada que beneficie al presidente Obama, aunque sea bueno para la economía" comentó el líder demócrata del Senado.
Ambos partidos bloquean voto sobre plan fiscal de Obama
El tema de la extensión de los recortes de impuestos ha dividido al Capitolio.
Foto: AP

WASHINGTON.- En un día de maniobras políticas, demócratas y republicanos tomaron su turno para bloquear votaciones rápidas del Senado sobre el plan del presidente Barack Obama para extender un año más los recortes de impuestos para todos los estadounidenses, excepto para los de mayores ingresos.

Aunque cada bando intentó avergonzar al otro en uno de los temas más importantes de este año electoral, el resultado fue que los senadores no votarán esta semana sobre el plan de Obama.

El demócrata Harry Reid, líder de la mayoría del Senado, prometió que votarían el punto antes de que el Congreso entre en su receso de agosto, pese a la oposición del Partido Republicano sobre la propuesta.

“Sabemos que los republicanos no harán nada que beneficie al presidente Obama, aunque sea bueno para la economía, ya que su objetivo número uno para derrotar al presidente”, dijo Reid.

Los republicanos acusaron a los demócratas de bloquear la votación porque temían apoyar una medida que terminaría aumentando los impuestos a los propietarios de negocios con altos ingresos en un momento en que el país necesita puestos de trabajo.

El republicano Mitch McConnell, líder de la minoría del Senado, dijo que estaría de acuerdo con hacer la votación “tan pronto como el líder de la mayoría saque un proyecto de ley que nos muestre qué aumentos de impuestos tienen en mente”.

Los movimientos se produjeron apenas dos días después de que Obama instó al Congreso a votar sobre su propuesta. El presidente excluiría a las familias que ganaran más de 250,000 dólares al año de la renovación del recorte fiscal porque, dijo, éstas debían contribuir a la reducción del déficit.

Sin la acción de los legisladores, una amplia gama de reducciones fiscales promulgadas hace una década bajo el gobierno de George W. Bush, expirará el primer día del año, lo que según economistas sería un duro golpe a la ya de por sí débil economía.

El toma y daca puso el Senado en posición de votar el jueves o viernes sobre una propuesta de ley demócrata para reducir impuestos a empresas que contraten a trabajadores, garanticen incrementos o hagan grandes inversiones en equipos.

Asimismo, se votará una versión hecha por el Partido Republicano y aprobada en la cámara baja, que concede deducciones fiscales a todas las empresas con menos de 500 empleados.

Ambas medidas parecen destinadas a una derrota segura.