La pelea electoral será en familia

Espaillat se lanza a la reelección en el Senado y se medirá con paisano Linares
Sigue a El Diario NY en Facebook
La pelea electoral será en familia
El senador estatal Adriano Espaillat -quien perdió las primarias demócratas ante el veterano congresista Charles Rangel por un margen del 2%- no duda en que será reelegido para un nuevo término. 'Mis logros hablan por sí solos', dijo.
Foto: AP

NUEVA YORK – El clima electoral en el alto Manhattan volverá nuevamente a subir de temperatura tras el anuncio de Adriano Espaillat de lanzarse a la reelección como senador estatal por el Distrito 31.

La decisión obliga a Espaillat a enfrentarse con el asambleísta dominicano Guillermo Linares, quien lanzó su candidatura hace unos meses.

“Deseo continuar luchando por el mejor interés de mis constituyentes, como le he venido haciendo por los últimos años”, dijo ayer Espaillat.

Sobre el hecho de tener que enfrentarse a Linares en las urnas, el senador Espaillat afirmó que los retos son buenos, pero al final del día “mis logros como legislador hablan por sí solos y los votantes son los que tienen que elegir”.

Aclaró que durante su reciente campaña al Congreso -aspirando a la nominación demócrata por el Distrito 13 frente al veterano legislador Charles Rangel- todo su esfuerzo lo puso en los electores, y nunca descartó la posibilidad de lanzarse nuevamente a la reelección en el Senado estatal.

Los resultados en las primarias que le dieron la victoria a Rangel, por un margen del 2%, son un buen termómetro para Espaillat, que fue elegido por primera vez a la Asamblea estatal en 1996, en donde permaneció por 14 años.

“Los números en Washington Heights me dieron claramente la victoria”, precisó el político, nacido en Santiago de los Caballeros. Por eso es que no duda en que será reelegido para un nuevo término, según afirmó.

El Distrito 31 está compuesto por los vecindarios de Washington Heights e Inwood, con 54% de residentes hispanos y un gran porcentaje de dominicanos.

No será la primera vez que Espaillat se enfrente a Linares en las urnas. En las primarias de 1991, además de los dos candidatos, se encontraba la también dominicana y reconocida líder María Luna, aspirando a la nominación demócrata para el Concejo Municipal por el Distrito 10. Linares venció a sus contendores y se convirtió en el primer dominicano en ocupar un puesto público en la ciudad de Nueva York.