Pelean a puño limpio para ser mejores

El pequeño gimnasio de artes marciales mixtas One Fight Club en Houston acoge a decenas de jóvenes que buscan superarse vía el deporte, y ya comienzan a surgir figuras entre ellos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Pelean a puño limpio para ser mejores
El peleador Charlie Ontiveros (centro) con los entrenadores de artes marciales mixtas de One Fight Club. Foto: Gustavo Rangel

Las calles de Pasadena pueden ser bravas y a veces las redes de las pandillas o la tentación de las drogas terminan por consumir las vidas de muchos jóvenes. Esto lo tiene bien claro Armando De León, él vivió en carne propia la vida pandillera por muchos años.

En las calles De León tuvo que pelear a diario para poder sobrevivir. A puño limpio se defendía y hasta llegó a ganarse la vida peleando en combates clandestinos.

“Hice muy malas decisiones durante mi juventud que me metieron en problemas y para comer hasta tuve que pelear en peleas ilegales donde sufrí lesiones graves, pero en esas peleas aprendí mucho”, contó De León.

“La vida me dio otra oportunidad y aprendí a utilizar mi espíritu de lucha de una forma más positiva y hoy junto con mis otros socios tratamos de darle a jóvenes que quieren pelear una oportunidad de hacerlo en un deporte organizado”, agregó el entrenador.

Así que cuando llega un joven al pequeño gimnasio de artes marciales mixtas queriendo aprender a pelear, De León y los otros tres entrenadores del One Fight Club no les dan la espalda.

“Nuestro gimnasio no es el más moderno ni el más lujoso pero aquí arropamos en un ambiente familiar a los que en verdad quieren aprender y hacer algo con sus vidas”, dijo De León.

En el pequeño gimnasio instalado en una esquina de un pequeño centro comercial entrenan aproximadamente 50 peleadores de diferentes edades, la mayoría de ellos hispanos. Ocho de los peleadores del One Fight Club ya están comenzando sus carreras profesionales.

A las puertas de One Fight Club llegan jóvenes que no tienen recursos para pagar sus cuotas mensuales pero no se les niega la oportunidad de participar.

“Tenemos muchachos que no tienen un hogar y viven en albergues, niños que no tienen un apoyo de sus familias y otros que quieren mejorar sus vidas y todos son bienvenidos aquí”, explicó Juan Ortiz, uno de los entrenadores del gimnasio.

“Los peladores hispanos en el boxeo son los mejores fajadores y estamos seguros de que si más latinos comienzan a practicar este deporte habrá figuras que representen a nuestra comunidad en las artes marciales mixtas porque sabemos pelear y no nos damos por vencidos”, agregó Ortiz.

Uno de esos peleadores que llegó al One Fight Club fue el méxicoamericano Charlie Ontiveros, que luego de mucho trabajo y sacrificio ha logrado convertirse en uno de los peleadores de artes marciales mixtas más prometedores del área de Houston.

El sueño de Ontiveros es llegar a las grandes ligas de este deporte y sus entrenadores están luchando con él para que lo consiga porque quieren que este gimnasio se dé a conocer y sigan acercándose jóvenes hispanos a practicar este deporte.

“Quiero ser un ejemplo para los jóvenes de este gimnasio para que vean que sí se puede llegar. Me falta mucho todavía pero quiero convertirme en un campeón para que se le reconozca a mi papá y los demás entrenadores de este gimnasio su trabajo”, dijo Ontiveros.

Charlie está programado para hacer su primera pelea con la promotora Legacy este viernes 13 de julio cuando enfrente a Mark García en el Houston Arena Theatre.