Hermetismo por brote del cólera

La Habana/EFE – El Gobierno cubano guarda silencio sobre la evolución del brote de cólera en el este de la isla, al punto de que una alta funcionaria del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) rehusó ayer informar del asunto al ser preguntada por periodistas en La Habana.

“De ese tema no voy a hablar”, dijo la viceministra del MINSAP, Marcia Cobas, cuando los periodistas le pidieron una actualización sobre los casos de cólera, tras la firma de un acuerdo de cooperación entre Cuba y Noruega para la cooperación médica con Haití.

Cobas indicó que “ahora no” podía hablar del tema y dijo que su área de trabajo era la de la colaboración y las relaciones internacionales del Ministerio de Salud Pública.

La semana pasada el Gobierno cubano confirmó un brote de cólera “controlado” en Manzanillo, ubicada en la provincia de Granma, a más de 800 kilómetros al este de La Habana, e informó de que había 53 afectados y tres fallecidos.

Desde entonces no se han divulgado más informaciones oficiales a nivel nacional sobre el caso, aunque la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo que los casos confirmados se habían elevado a 85. Según la OPS, el aumento de casos se registró en otros municipios además de Manzanillo, como Niquero, Yara, Bartolomé Masó y en la ciudad de Bayamo, capital de la provincia de Granma.

Reportes de medios locales de Manzanillo informaron hoy de que el Laboratorio de Medicina Natural de esa ciudad ha producido miles de unidades de hipoclorito de sodio, un compuesto químico que se está distribuyendo en las farmacias para purificar el agua y combatir las enfermedades diarreicas.