Control de armas pasa inadvertido tras masacre

Control de armas pasa inadvertido tras masacre
Residentes de Aurora se consuelan tras la tragedia.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- Fue un día difícil para el país. Ayer, las condolencias y frases de simpatía abundaron en Washington, luego de la tragedia de Aurora, Colorado. Pero en pleno año electoral, pocos mencionaron un tema implícito e incómodo. El acceso que el atacante tuvo a las armas, con que liquidó a 12 personas e hirió a 59.

La jornada se inició con la dolorosa noticia. En un cine, durante el estreno de una popular película, muchos encontraron la muerte. Le pudo pasar a cualquiera y eso, precisamente, ha sido uno de los elementos más perturbadores para la opinión pública en el país.

Desde temprano, legisladores, agencias de gobierno y el Presidente Barack Obama reaccionaron a los hechos. “Aunque nunca podamos comprender lo que impulsa a alguien a tomar la vida de otros, sí sabemos lo que hace que valga la pena vivir. La gente que perdimos en Aurora amó y fue amada. Eran padres, madres, esposos, esposas, hermanos, hermanas, hijos e hijas, amigos y vecinos. Tenían esperanzas para su futuro y sueños que no habían realizado”, dijo Obama desde Florida.

En tanto, el candidato republicano Mitt Romney, aseguró que él y su esposa estaban rezando por las familias de las víctimas y que “esperaban que el responsable de este terrible crimen” fuera cumpliera con la justicia.