En pugna por alcanzar el Olimpo

En pugna por alcanzar el Olimpo
Daniel Mccubbin (derecha) sostiene la antorcha olímpica en la estación internacional del tren St Pancras, en Londres, en uno de los tramos finales del emblemático instrumento, de cara a la ceremonia inaugural de hoy.
Foto: AP

Londres – El mayor espectáculo deportivo del planeta, los Juegos Olímpicos, vuelve por tercera vez en la historia a Londres, donde durante 17 días más de diez mil atletas de 204 países repartidos en 27 deportes competirán por llegar, o al menos vislumbrar, el Olimpo.

Además del aliciente de volver a ver en acción a estrellas como Michael Phelps y Usain Bolt, Londres 2012 será testigo de una de las mayores interrogantes- si China será capaz de revalidar la gesta de hace cuatro años en Pekín, cuando encabezó el medallero y puso fin a 72 años de dominio soviético y estadounidense.

Los chinos entonces jugaban en casa, pero su aplastante nivel en gimnasia, tenis de mesa, tiro, saltos de natación y halterofilia, amén de otros deportes, llevan a pensar que el milagro se puede repetir.

Estados Unidos, que basa su potencial sobre todo en atletismo y natación, acude ahora a la capital británica con el orgullo herido de haber sido desbancado de lo más alto del medallero y con la humillación de que su desventaja con respecto al gigante chino fue de 15 oros (51 por 36).

La pugna por la tercera plaza en el medallero será también muy enconada entre Rusia, que obtuvo esta posición en Pekín con 23 oros, y Gran Bretaña, 19 oros hace cuatro años, que intentará hacer valer su condición de anfitriona para completar el podio de naciones en los Juegos.

El estadounidense Michael Phelps y el jamaicano Usain Bolt son indiscutiblemente los dos grandes iconos de los Juegos, mientras que uno de los principales ausentes será, por lesión, el tenista español Rafael Nadal, campeón en Pekín.

Phelps, tras los ocho oros de Pekín, suma 16 medallas y su leyenda puede tocar el cielo en el Centro Acuático londinense, donde competirá en siete pruebas.

Usain Bolt deslumbró al mundo en Pekín. Con una demostración de potencia nunca antes vista, el alto y fornido velocista caribeño ganó los 100 y los 200 metros y el relevo 4×100.

Para ello, el antílope caribeño no sólo tendrá que vencer a los estadounidenses Tyson Gay y Justin Gatlin, sino a sus compatriotas Asafa Powell y, sobre todo, a Johan Blake, su compañero de entrenamientos, el hombre que en 2011 heredó su título mundial.

El suizo Roger Federer se resiste a envejecer. A sus 31 años ha recuperado el número uno del mundo tras ganar su séptimo Wimbledon, en cuyo mismo escenario aspira a lograr el único trofeo importante que le falta, ser oro individual en tenis, ya que en Pekín sólo lo logró en dobles.

Estados Unidos recuperó el cetro del baloncesto en Pekín, en la competición femenina lo mantiene desde Atlanta’96, y ahora se presenta en Londres con un equipo igualmente competitivo, en el que destacan LeBron James, Kobe Bryant y Kevin Durant.

Brasil, la pentacampeona del mundo, tiene una espina clavada con el fútbol. Es el único título que le falta y espera resarcirse con una selección en la que sobresale Neymar, pero no desmerecen compañeros como Marcelo, Hulk, Oscar o Thiago Silva.