NFL: Los Texans sólo miran al cielo

El equipo de Houston tiene expectativas muy altas en la próxima temporada de la NFL, pues llegar a Playoffs parece ya una meta de fácil alcance y los fans exigen más
NFL: Los Texans sólo miran al cielo
El corredor Arian Foster será clave en las aspiraciones de los Houston Texans.
Foto: Miguel Varela / RUMBO

Se puede hacer el argumento de que los Houston Texans pudieron haber llegado al Super Bowl pasado si su mariscal titular no se hubiese lesionado. Y es que a pesar de que los houstonianos terminaron jugando la temporada con su tercer quarterback se consiguió de cualquier forma tener la más exitosa campaña en la historia de la franquicia.

Los Texans entraron a los Playoffs y vendieron cara su eliminación, dejando claro que este equipo ya está hecho para dar el próximo paso.

Con el inicio del campamento de pretemporada, los Texans ya no piensan en terminar arriba de .500 o si van a llegar a los Playoffs o no. Este equipo de Gary Kubiak tiene que llegar pensando en el viaje a New Orleans para disputar el SuperBowl.

Prácticamente todas las piezas claves regresan: su mariscal Matt Schaub se ha recuperado y el estelar receptor Andre Johnson también se encuentra listo para arrancar la pretemporada. Y el corredor estelar Arian Foster se dispone a dar otra campaña de grandes resultados.

La defensa quedó casi intacta y a pesar de que Mario Williams salió del equipo vía la agencia libre a Buffalo, el grupo dirigido por el experimentado entrenador defensivo Wade Phillips tiene con qué volver a ser una de las defensas más temidas de la NFL.

Se fue Williams pero regresan con más experiencia jugadores que tuvieron un impacto importante en el sistema de Phillips, una figura que fue en gran parte el responsable de que cinco de sus linieros alcanzarán por lo menos cuatro capturas de mariscal cada uno.

Si la defensa de los Texans fue sólida la temporada pasada todo indica que este año podría convertirse en algo espectacular.

En ofensiva el equipo siempre ha dado buenos resultados en los últimos años, pero ahora que sus tres ases están al 100% el cielo es el límite.

En la campaña anterior, el entrenador en jefe Gary Kubiak tuvo dificultades para mantener en la cancha a su mejor equipo, ya que en diferentes partes de la temporada tuvo que jugar partidos sin Johnson, Schaub y la ‘máquina’ Foster.

Sin embargo, la ofensiva carburó a pesar de las ausencias de estos jugadores estelares, lo que hace pensar que si este año las lesiones se mantienen lejos del campamento de los Texans el trío ofensivo podría ayudar a que los Texans tengan el mejor inicio de temporada en la historia de la franquicia.

En el campamento habrá una competencia interesante especialmente entre los novatos que fueron elegidos en el pasado Draft, ya que estarán buscando quedarse en un equipo que ya tiene jugadores establecidos.

Pero en los campamentos de pretemporada nunca faltan las sorpresas y uno de los que podría causar un impacto inmediato es el defensivo Whitney Mercilus, que fue elegido en la primera ronda del pasado Draft.

Como sea, muchos fans de los Texans han comenzado a soñar y el objetivo mayor es muy ambicioso: que un equipo de Houston dispute el Super Bowl, algo que se le ha negado a los equipos de la NFL de la Ciudad Espacial. Que sea posible esta temporada está por verse, aunque es indudable que los Texans han dado en los últimos años un paso de gigante.

Muchos fans de los Texans han comenzado a soñar y el objetivo mayor es muy ambicioso: que un equipo de Houston dispute el Super Bowl, algo que se le ha negado a los equipos de la NFL de la Ciudad Espacial.