Familias de Washington Heights cuidan su bolsillo

Padres e hijos toman cursos para aprender la cultura del ahorro.

Familias de Washington Heights cuidan su bolsillo
Kenia y Walter Hernández trabajan con sus tres hijos para cumplir su sueño de tener su casa propia.
Foto: EDLP

Manhattan – Los salvadoreños Kenia y Walter Hernández, ambos de 35 años, anhelan una casa propia, pero su dinero sólo les alcanzaba para cubrir sus gastos del mes. En el curso de finanzas para familias inmigrantes de Qualitas of Life Foundation –organización que brinda educación financiera gratuita a hispanos de Nueva York– aprendieron cuáles son esas cosas que, aunque las deseen, no pueden costear si quieren cumplir su sueño.

“Un teléfono más nuevo es un gusto que no necesito darme, aunque lo quiera”, dice esta ama de casa de Washington Heights que tiene tres hijos. El curso les ayudó a sincerar el presupuesto familiar no sólo para pronto tener un nuevo hogar, sino para financiar los estudios de sus pequeños y proteger su retiro.

Los hijos son parte de esta carrera por cuidar el bolsillo. En el taller se les enseña a ahorrar, compartir y tener una alcancía, según la consultora gerencial Paola Reyes. En casa, los padres continuarán la labor.

“Nuestra hija de 9 años va con su calculadora al mercado y nos ayuda a comparar precios y especiales”, explica Walter. La niña cuida su alcancía como un tesoro – agrega – y con el varón, de 8, lo preparan antes de ir a las tiendas para que entienda que no siempre es posible darle lo que se le antoja.

La meta de los mexicanos Yosilene Arellano, de 22, y Manuel Castillo, de 35, es arreglar su vivienda y ahorrar para el futuro, pero en cinco años no han podido juntar lo necesario.

“Yo compraba sin control cuando había especiales, muchas veces cosas que ni me pongo o uso”, cita Yosilene. Ella participó en los programas que Qualitas dicta en el prescolar de Columbia University en el 4467 de la avenida Broadway, donde más de la mitad de unas 200 familias que sirve el centro han recibido este tipo de asesoría financiera.

“Por suerte no hemos tenido una emergencia médica y tengo trabajo”, acota su esposo, un empleado de restaurante que sueña que su hijo de cuatro años sea un profesional. En los 15 años que lleva en la ciudad, Manuel nunca tuvo una cuenta bancaria sino hasta ahora, por desconocimiento o temor a perder su dinero en comisiones, como le pasó a uno de sus compañeros del curso.

El oaxaqueño no es una excepción, comentó Paola Reyes. “Hemos visto a personas que guardan bajo el colchón los ahorros para comprar una casa”.

Otra inquietud común es cómo prepararse para el retiro o si se ven forzados a volver a su país de origen. “Si no un tienes patrimonio, tendrás que regresar sin nada a seguir pasando trabajo”, advierte la fundadora de Qualitas, Marcela Rovzar.

El programa les orienta sobre cómo obtener un número de identificación fiscal o ITIN, pago de impuestos, la importancia de tener un buen récord crediticio y otros aspectos que los preparan para tener una vida segura en Estados Unidos.