Indígenas realizan consulta

LA PAZ/AP – En una remota aldea de la amazonia boliviana comenzó ayer una inédita consulta a 69 comunidades indígenas, sobre la construcción de una carretera que polarizó al país y ahondó el divorcio entre el presidente Evo Morales y nativos de la selva.

Once mil habitantes del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), en el centro del país, decidirán en cabildos si aceptan o rechazan el proyecto de Morales de construir la ruta de 309 kilómetros a través de una de las mayores reservas naturales.

La consulta, que finalizará el 20 de agosto, pregunta en concreto si desean que la zona continúe siendo “intangible” “es decir, vedada a todo tipo de obras_, dijo el presidente del Organo Electoral, Wilfredo Ovando. Participan como observadores delegados de la ONU, la OEA y Unasur.

Desde hace meses el asunto atiza la polémica en la calle, los cafés y hasta los círculos políticos y ha puesto en entredicho el discurso ecologista del mandatario.

“Si esa demanda fuera por la Pachamama (Madre Tierra), yo daría mi vida, pero son por plata y por política”, dijo Morales el sábado al acusar a los dirigentes indígenas que rechazan la ruta de venderse a organizaciones ambientalistas.

Por su parte, los indígenas acusan a Morales de alentar la expansión de cocaleros y colonos andinos, su base política, que destruirán su modo de vida, dijo el dirigente Fernando Vargas que lidera el rechazo a la ruta.

El proyecto carretero tiene apoyo de agricultores, ganaderos y pequeños pueblos de la región que ven en la ruta una posibilidad de desarrollo.

El TIPNIS está en las nacientes de la amazonia que abarca 66% del territorio boliviano con una extensión más grande que España o Japón. Es la región menos poblada con bosques todavía intactos que ubican a Bolivia entre los ocho países con mayor biodiversidad del mundo.

“No está en debate un camino, sino la construcción de estado, de integrar esa región y convertirla en polo de desarrollo estratégico”, comentó el ministro de Gobierno, Carlos Romero.