Piden justicia para joven apuñalado en Queens

Sus restos fueron enviados a México y sus presuntos asesinos están detenidos

Piden justicia para joven apuñalado en Queens
José Roberto Sánchez Villalva fue apuñalado mortalmente frente al 104-21 de la avenida Roosevelt, en Corona. Uno de sus amigos también resultó herido.
Foto: Gloria Medina / EDLP

Nueva York – El cuerpo de un hispano que murió apuñalado durante un ataque de pandilla en Queens, regresó a su país natal el fin de semana, mientras que sus presuntos agresores quedaron detenidos bajo fianza.

“No tenía porqué pasarle esto… era muy joven y fue una forma trágica como le quitaron la vida”, dijo Javier Flores, tío de José Roberto Sánchez Villalva, de 21 años, quien fue apuñalado fatalmente el 29 de julio alrededor de las 4:30 a.m., en una acera de Corona.

Con la funeraria completamente llena y en medio de aplausos, familiares y amistades le dieron el último adiós al joven muerto en la funeraria Rivera en Queens el jueves 2 y el cadáver fue trasladado en un vuelo de la aerolínea American Airlines el sábado en la mañana, a su natal Guerrero, México.

“Los papás están destrozados, sin consuelo. Es terrible perder a un hijo, es como si le quitaran parte de su vida”, dijo Flores, quien agregó que el joven había llegado a Nueva York hace tres años en busca de un mejor futuro y para ayudar a su familia en México.

“Siempre lo vamos a recordar como un buen muchacho y trabajador”, añadió el tío de la víctima fatal del ataque.

Sánchez estaba logrando la rehabilitación en un grupo de Alcohólicos Anónimos al que asistía hacia ocho meses.

“Esperamos que este crimen no se quede impune como muchos otros”, dijo uno de los compañeros de rehabilitación, que no se quiso identificar y que pidió que se haga justicia. “Nuestros jóvenes y familias están en riesgo. Somos hombres y mujeres que venimos a progresar y un grupo de vándalos nos priva de nuestros seres queridos… era el más joven del grupo y con muchas ganas de vivir y lograr sus metas”.

Sánchez estaba trabajando en un restaurante de Manhattan haciendo entregas a domicilio, según Fabricio Patrón, uno de los compañeros de trabajo, quien lamentó su muerte.

Otros dos amigos de la víctima fatal, sobrevivieron el ataque. Salvador Hernández, de 23 años, quien continúa en el hospital en condición estable y otro amigo, quien no fue identificado por la Policía, no fue internado en el hospital.

Los arrestados por este crimen son Jesús Astimbay, de 27 años, Juan Guanaquesa, de 26 y John Espinoza, de 17, quienes quedaron detenidos y a los que un juez de la corte criminal de Queens, les impuso altas fianzas.

Astimbay, quien enfrenta cargos de homicidio en primer grado, asalto en pandilla en primer grado, agresión y posesión ilícita de un arma en cuarto grado, se declaró inocente y quedó detenido bajo una fianza de $500,000.

Guanaquesa y Espinoza, también se declararon inocentes de los cargos de asalto en pandilla en primer grado, tres cargos de agresión y dos cargos de posesión ilícita de un arma en cuarto grado.

Espinoza tiene una fianza de $75,000 y Guanaquesa debe pagar $50,000, informó la fiscalía.

Pero la acusación alega que los tres individuos declararon que habían dado varios puños, patadas y luego apuñalado a las víctimas.

Los tres acusados, quienes pertenecen a una pandilla llamada “Sombra negra”, tendrán que regresar a la corte el 13 de agosto.