Los trastornos de la visión

Los trastornos de la visión
Foto: Thinkstock

La niñez puede ser una etapa llena de entusiasmo, crecimiento y cambio. Pero para los niños que confrontan problemas de visión, puede ser un tiempo de desafíos. Aunque hay muchos problemas de la vista que se producen en la niñez, algunos son más comunes que otros.

El diagnóstico de las dificultades de visión antes de que el niño pueda comunicarse con efectividad puede resultar difícil a los padres y niñeras. Por esa razón, las enfermedades de la vista en niños pequeños pueden pasar inadvertidas hasta que se llega a la etapa preescolar.

Los trastornos de la visión pueden obstaculizar el progreso escolar del niño. Muchos problemas comunes se pueden remediar fácilmente si se detectan a tiempo. Entre los padecimientos más comunes se encuentran:

Estrabismo: el estrabismo es un trastorno que impide la alineación correcta de ambos ojos. Esto puede causar desviación ocular. Según el sitio Web Strabismus.org, cerca del 5% de niños padece algún grado de estrabismo. Éste no es un trastorno que desaparece con el crecimiento, y requiere un tratamiento que contribuya a mitigar los síntomas. Debido a este padecimiento, la mala alineación ocular provoca que se envíen dos imágenes al cerebro, lo cual causa visión doble. Con el tiempo el niño se adapta cuando el cerebro ignora una de las imágenes y la suprime, utilizando sólo la visión de un ojo.

Ambliopía: es el término médico de definir el “ojo perezoso”. Cuando el niño la padece, el cerebro tiene un defecto que impide procesar las imágenes de ambos ojos, como debe ocurrir normalmente. Por el contrario, prefiere imágenes de un solo ojo, y “desconecta” esencialmente el otro. El “ojo perezoso” no podrá proporcionar una visión clara. Generalmente, su tratamiento consiste en colocar un parche sobre el ojo “sano” para obligar a trabajar al “perezoso”. El optometrista también puede indicar el uso de espejuelos.

Daltonismo: éste se define con mayor precisión como “deficiencia de visión de los colores”. Es muy raro que una persona sea totalmente incapaz de detectar un tipo de color, y ver solamente en blanco y negro. Por el contrario, el daltonismo es con frecuencia un trastorno que crea dificultades para distinguir varios tonos de color. Probablemente se reporten deficiencias en tonos diferentes, especialmente el rojo y el verde. Los datos científicos indican que los varones son más propensos a ser daltónicos.

Conjuntivitis: los niños están expuestos a diferentes tipos de gérmenes en el entorno escolar convencional. La conjuntivitis, conocida comúnmente como “ojos rosa”, es una inflamación de la conjuntiva, una membrana transparente que cubre el ojo. La conjuntivitis puede ser contagiosa o no, dependiendo de la causa. La provocada por una reacción alérgica o la irritación por un cuerpo extraño en el ojo no es contagiosa, pero cuando es resultado de la acción de un virus o bacteria, sí es contagiosa. Con frecuencia, se recetan gotas con medicamento y otros remedios para disminuir la irritación del ojo.

Miopía e hipermetropía: la miopía o la hipermetropía son trastornos provocados porque el ojo es demasiado grande o pequeño para el poder normal de enfoque del ojo. Las imágenes a distancia, o incluso las cercanas, pueden verse borrosas. Los lentes de corrección pueden ayudar a mitigar el problema, y en ocasiones a solucionarlo.

Astigmatismo: es resultado de la forma irregular en la superficie frontal de la córnea. Este trastorno puede obstaculizar la visión clara de líneas horizontales o verticales, o puede producir visión borrosa.

Los niños que tienen problemas de visión pueden experimentar un alivio de sus síntomas con una visita al optometrista. Los espejuelos graduados son a menudo el primer paso para corregir problemas de visión.