El ‘Rayo’ Bolt va por la leyenda

En la eliminatoria destacó el ecuatoriano Alex Quiñónez quien clasificó a la final

El ‘Rayo’ Bolt va por la leyenda
Usain Bolt es el favorito para adjudicarse la presea dorada en los 200 metros. En la eliminatoria ayer Bolt fue seguido de cerca por el ecuatoriano Alex Quiñónez.
Foto: AP

LONDRES – Ser un grande no le basta a Usain Bolt. El jamaiquino quiere ser una leyenda.

Y hoy podría pasar a ser un personaje legendario del deporte, y alejarse en las comparaciones históricas tanto como lo hace en la pista, si gana el oro en los 200 metros.

“Ahora necesito los 200 para entrar en la leyenda”, declaró Bolt después de triunfar en los 100.

En caso de hacerlo, será el primer atleta que logra el doblete de los 100 y los 200 dos veces seguidas en los Juegos Olímpicos, hazaña que ni siquiera el gran Carl Lewis pudo completar.

El jamaiquino ya se adjudicó con autoridad los 100, tranquilizando a quienes pensaban que sus recientes reveses ante su compatriota Yohan Blake en el preolímpico nacional indicaban que su hora había pasado.

Por otra parte el ecuatoriano Alex Quiñónez sorteó ayer una serie ganada por Usain Bolt para meterse a la final de los 200 metros de los Juegos Olímpicos.

Quiñónez, de 22 años y quien se había clasificado un día previo a la ronda de semifinales, con el mejor tiempo en las preliminares, cruzó tercero después de Bolt y el sudafricano Anaso Jobodwana. Bolt, dueño del récord mundial, prácticamente trotó en los últimos 50 metros al cronometrar 20.18 segundos, Jobodwana siguió con 20.27 y luego Quiñónez con 20.37.

Si Bolt no gana, Londres 2012 será recordada seguramente como la última olimpiada de Michael Phelps, en la que el fenomenal nadador estadounidense terminó de dar forma a un legado único de 18 medallas de oro y 22 en total. Pero si el jamaiquino sale airoso, renacerá sin duda el debate que surgió hace cuatro años, cuando sus victorias en los 100, los 200 y el relevo corto con récords mundiales le hicieron sombra a las ocho medallas de oro que Phelps había cosechado la semana previa.