Maneja tus transacciones en la red

Cada vez se hace más común comprar por Internet y lo puedes hacer las 24 horas del día desde cualquier parte del mundo.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Maneja tus transacciones en la red
Adriana Campos y su hija compran por la internet.
Foto: EDLP

Cada vez se hace más común comprar por Internet. En la red pueden aparecer una mayor variedad de productos, mejores precios de descuento y la comodidad de comprar las 24 horas del día desde cualquier parte del mundo. A la infinidad de productos que se pueden encontrar allí se añaden los ágiles procesos de compra, cada vez más accesibles. Por eso las ventas en línea generan cada año cientos de miles de millones de dólares en negocios que benefician a muchos.

Sin embargo, a veces los establecimientos cibernéticos imponen una serie de normas y regulaciones específicas-y si no pones atención a esta “letra menuda” puede que pierdas dinero, tiempo o las ventajas de que creías disfrutar al hacer tu compra a través de la computadora. Por otro lado, los expertos aseguran que, aunque existen amenazas de estafas y la posibilidad de convertirte en víctima del robo de identidad, comprar por Internet es cada vez más seguro.

Una de las cosas esenciales al comprar por Internet es que te familiarices con las normas de devolución. Por lo general, la mayoría de las tiendas virtuales ofrecen un plazo de 30 días para retornar un producto, pero esto varía según el proveedor.

También deberías averiguar con claridad quién es responsable por los gastos de manejo y envío, y si tienes que pagar alguna penalidad por devolver un artículo no deseado. El comerciante intentará entregar tu paquete en dos o tres ocasiones; si no hay nadie que lo reciba -o no has hecho arreglos alternativos de entrega-, el producto podría ser devuelto al distribuidor.

Eso quiere decir que para que finalmente llegue a tus manos, podrías tener que pagar de nuevo los gastos de manejo y envío. A veces -sobre todo en equipos electrónicos- te cobrarán hasta el 1% del precio por devolverlo.

He aquí unos cuantos consejos básicos que debes tener en cuenta al hacer este tipo de transacciones:

Una alternativa que puedes considerar es comprar en tiendas virtuales que también tengan un establecimiento físico. Lo que quiere decir que si tienes que realizar algún cambio o presentar alguna queja, simplemente te diriges en persona al “negocio físico” en cuestión.

Al comprar, nunca debes dar tu número de Seguro Social ni tu fecha de nacimiento. Lo único que necesitas es una tarjeta de crédito o débito, su fecha de expiración y la dirección de entrega del artículo. Asegúrate de que esa dirección de entrega (delivery address, la de tu casa o negocio) esté escrita correctamente.