Se declara culpable de estafar a dominicanos con donaciones

Gautreaux Calcano, 44 años, dominicano y residente en Maryland contactaba telefónicamente a sus víctimas, en su mayoría compatriotas, pretendiendo ser funcionario de la Embajada Dominicana.

MANHATTAN – El hombre que engañaba a residentes neoyorquinos solicitándoles donaciones que -según decía- serían destinadas para ayudar a localidades y organizaciones dominicanas, se declaró ayer culpable en la Corte Criminal de Manhattan.

Gautreaux Calcano, 44 años, dominicano y residente en Maryland -donde fue detenido y extraditado a Nueva York- contactaba telefónicamente a sus víctimas, en su mayoría compatriotas, pretendiendo ser funcionario de la Embajada Dominicana e incluso su embajador. Las víctimas le enviaban transferencias a través de Western Union.

Entre sus solicitudes figuraba la donación de un camión de bomberos y una ambulancia para la localidad de Salcedo. Además, en sus estafas incluyó a un orfanato en La Vega a los que les timó $4,950, con el nombre de Carlos Gómez Pérez, diciéndoles que eran los gastos de envío del autobús que les donaba la UNICEF y que nunca recibieron. En total, se estima que estafó más de $300,000 de un individuo y obtuvo donaciones de $1,000 de más de un donante, entre octubre de 2010 y enero de 2011.

La investigación fue iniciada tras la denuncia del senador estatal Adriano Espaillat a quien llamó diciendo que lo hacía en nombre del entonces embajador dominicano en Estados Unidos, Roberto Saladin.

Las pesquisas permitieron obtener videos en los que se ve al acusado recogiendo el dinero en Western Union. En su domicilio de Maryland se encontraron recibos, tarjetas de crédito, celulares y otras evidencias que le conectaron con estafas similares citando las embajadas dominicanas en Honduras y Chile.

Gautreaux Calcano se declaró culpable de robo en gran escala en tercer grado y esquema para defraudar en primero. La fecha de su sentencia, que puede ser de hasta cuatro años de prisión, fue fijada para el 4 septiembre por el juez Richard Carruthers.

“El acusado se aprovechaba de la generosidad de los inmigrantes que querían socorrer a los compatriotas que necesitaban ayuda”, dijo en un comunicado el Fiscal de Manhattan Cyrus Vance, cuya oficina de Asuntos del Inmigrante protege de fraudes y estafas independientemente del estatus migratorio de la víctima.

“Me alegra que lo arrestaran y que sirva de ejemplo para cualquier otra red de estafadores. Este tipo de estafas se ha convertido en una moda entre los criminales”, manifestó Espaillat que fue quien lo puso en contacto con inmigrantes de Salcedo que siempre ayudan a su pueblo.

Para Espaillat lo peor es que “estas víctimas son gente buena con el deseo de ayudar a su pueblo… trabajadores que incluso usan sus ahorros!”