Escritoras forman a estudiantes para ser las plumas del mañana

Alrededor de 35% de las participantes son de ascendencia hispana y cerca de 20% son inmigrantes.

Escritoras forman a estudiantes para ser las plumas del mañana
Cindy Caban, con su tutora Wendy Lee, dice que por su experiencia en Girls Write Now es ahora una escritora con una voz más fuerte.
Foto: Cortesía Girls Write Now

Manhattan – Desde pequeña, Cindy Caban se acostumbró a pedir un pastel helado de vainilla y chocolate para su cumpleaños. Pero cuando cumplió 15 la pastelería cerró y la tradición llegó a su fin. La joven dominico-puertorriqueña, que ahora tiene 17 años, convirtió este hecho simple en la trama de una de las historias que escribió al unirse al programa de jóvenes escritoras llamado Girls Write Now (GWN).

Cada año, 75 alumnas de 100 de las escuelas públicas más sobrepobladas de la ciudad reciben asesoría personalizada de escritoras y periodistas profesionales reclutadas por GWR para proveer tutoría a niñas de entre 13 y 20 años con interés en la escritura.

Alrededor de 35% de las participantes son de ascendencia hispana, y cerca de 20% son inmigrantes recientes, con algunos años de estudios en inglés que les permiten ser bilingües, según la directora de programas de GWR, Meghan McNamara.

Cindy adora escribir y leer desde pequeña. “Siempre quería mejorar mi escritura pero no tenía quién me ayudara”, recuerda. Su profesora de inglés en Millennium High School, en Brooklyn, la impulsó para entrar a GWR hace dos años.

“Ahora tengo una voz más fuerte que sé puede influir a otros”.

Una vez a la semana, cada joven se reúne con su mentora para dominar los diferentes géneros literarios. También aprenden cómo trasladar lo que escriben a otros formatos como el video, la caricatura y el cine.

Toda la clase se reúne cada mes para compartir ideas y experiencias.

En sus dos años en GWN, Cindy ha tenido como tutoras a las escritoras Juliet Packer y Wendy Lee.

“Cada semana visitábamos museos, veíamos una película o escribíamos juntas de lo que nos interesaba. Eso me hizo más confiada en mi escritura para compartirla con otros”, explica quien admira la poesía de Silvia Plath y las novelas de JD Salinger y Jodi Picoult.

“Estoy muy orgullosa de mi origen y me gusta escribir de mi realidad, de esas historias de mi padre sobre Puerto Rico o en los chistes que hacemos en las parrilladas familiares”.

La experiencia les permite crear un portafolio de trabajos para optar por becas y premios. La clase de 2012 de GWN ganó 27 galardones regionales y nacionales y becas. Algunas de ellas han sido invitadas a la Casa Blanca.

Mariah Teresa Avilés, de 17, es una de esas afortunadas que recibió una beca para seguir su carrera en escritura creativa. Esta joven de sangre boricua trabajó con su mentora, Allison Adair Alberts –quien es docente principal de Fordham University– en una rutina similar a la que sigue una estudiante universitaria, lo que dice la ayudó mucho a prepararse para lo que le espera.

“Es muy bueno cuando nos sacan de la zona de confort y nos hacen probar cosas nuevas. Pero lo que más me fascina es compartir con mis compañeras”, refiriéndose a los encuentros mensuales donde todas leen y comentan sus textos.

“He aprendido a ser organizada, escribir más inteligentemente y ampliar mi vocabulario”.

La poesía es su género favorito. “Me inspiro en lo que nos pasa a las chicas de mi generación, la escuela, cosas de madre e hija o hechos que me rompen el corazón como la muerte de mi padre”.

Su vena creativa es algo de familia. Y su herencia latina también está presente en sus textos. “Especialmente cuando escribo de cocina, mi sangre puertorriqueña siempre funciona”.

Mientras se prepara para su último año en Young Women’s Leadership School en East Harlem, sueña en seguir los pasos de sus admiradas poetas Maya Angelou y Nikki Giovanni. “Cada pieza que escribes es tu voz y tu estilo”, repite como un mantra que la inspira cada día.