Hallan 60 cadáveres maniatados en Siria

El suceso coincide con otra masacre que resultó en la muerte de unas 40 personas.

Guía de Regalos

Hallan 60 cadáveres maniatados en Siria
Un grupo de personas busca víctimas entre los escombros tras un bombardeo aéreo de las fuerzas gubernamentales de Bachar el Asad ocurrido ayer en Azaz, Siria.
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto.- Un total de 60 cadáveres que tenían las manos atadas y que no han podido ser identificados fueron hallados ayer en un vertedero cerca de la población de Qatana, en la periferia de Damasco, según informó a Efe un activista de la zona.

Omar Hamza, portavoz del Consejo del Comando de la Revolución en Rif Damasco, dijo vía Internet que se trata de “una ejecución sumaria”, mientras que los opositores Comités de Coordinación Local señalaron que lo sucedido parece ser “una nueva masacre de las fuerzas del régimen sirio”.

El activista explicó que los cuerpos estaban maniatados y fueron descubiertos en el citado vertedero, situado en el área de Ain Radwan, por habitantes de localidades cercanas.

Poco después del hallazgo y antes de que pudieran identificar los cadáveres, las fuerzas gubernamentales llegaron al vertedero y se llevaron los cuerpos, según Hamza.

Por su parte, el grupo Comisión General de la Revolución Siria informó en un comunicado de que en la zona de Ain Radwan está desplegada una brigada del Ejército sirio, que podría ser la responsable de lo sucedido.

Desde el comienzo de la revuelta contra el presidente Bachar al Asad en marzo de 2011, los grupos opositores han denunciado en reiteradas ocasiones la comisión por parte de la tropas del régimen de ejecuciones sumarias de civiles.

Este suceso coincide con otra masacre en la ciudad de Alepo (norte), donde el impacto de cuatro proyectiles en una panadería causó la muerte de al menos 40 personas, de acuerdo a las informaciones de los activistas.

Mientras tanto, continúan los bombardeos de las tropas del régimen sirio en todo el país y los combates entre estas y los rebeldes, en especial en Alepo, la periferia de Damasco, Idleb (norte) y Deir el Zur (este).

Además, la Organización de Naciones Unidas (ONU) anunció que seguirá presente en Siria tras la salida de los observadores internacionales, cuya misión dio por cerrado ayer un Consejo de Seguridad que se mantiene dividido ante la crisis siria, pero que respaldó unánimemente la creación de una pequeña oficina política del organismo en Damasco.

La nueva misión pasará a manos del Departamento de Asuntos Políticos de Naciones Unidas y estará compuesta de un “pequeño grupo” de trabajadores de la ONU, “probablemente de 20 a 30 personas”, que ya cuenta con la aprobación del Gobierno de Bachar al Asad, según dijo el diplomático latinoamericano Edmond Mulet, subsecretario general de Operaciones de Paz de la ONU.