Taxistas sin medallón declaran la guerra en NY

Apelarán decisión de juez que ha bloqueado el plan para legalizar su industria

Nueva York – La frustración de Charlie Carmona, empleado del servicio de taxis sin medallón Super Class del Alto Manhattan, es inmensa. Al conocer el viernes que un juez de la Corte Suprema de Manhattan declaró como inconstitucional el llamado “Plan de los Cinco Vecindarios” que legalizaría su industria, vio truncada sus esperanzas de que estos conductores puedan recoger pasajeros libremente en la calle.

“Esa decisión nos perjudica, porque cada día son más multas las que recibimos por prestar este sevicio”, dijo el dominicano. “Ese plan era la salida para trabajar legalmente, porque de alguna manera tenemos que sobrevivir”.

La Ciudad cuenta con unos 18,000 taxis “livery” que sirven el Alto Manhattan, El Bronx, Brooklyn, Queens y Staten Island. En abril pasado, luego de meses de enfrentamiento, el plan aprobado por la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC) para mejorar este servicio de transporte en los cinco vecindarios les daba a estos choferes el derecho a recoger usuarios en las calles.

Para ello, se emitirían unas licencias o medallones nuevos: las primeras 6,000 a un costo de $1,500 cada uno y las otras 12,000 en dos tandas a un valor de $3,000 y $4,500, respectivamente.

Esta medida fue rechazada por la Federación de Taxistas de Nueva York y la alianza de propietarios de taxis amarillos Metropolitan Taxicab Board of Trade, la cual introdujo una demanda en contra. En junio, el juez responsable del caso, Arthur Engoron, frenó el otorgamiento de las nuevas licencias hasta tanto la corte no se pronunciara al respecto.

Este viernes, el magistrado declaró nula la aplicación del plan, aludiendo que “no se debe permitir que fuerzas externas jueguen con un sistema tan delicadamente balanceado”.

La orden de Engorón no sorprendió a Cira Angeles, vocera de la unión de taxistas sin medallón Livery Base Owners.

“Este dictamen sólo beneficia a los que quieren quitarnos el derecho de quienes hemos construido esta industria por más de 40 años, respondiendo a una necesidad de la comunidad que ellos no supieron cubrir”, dijo reconociendo su desencanto. “Además sabíamos que ese juez fue conductor de un taxi amarillo en sus días de estudiante”.

La dirigente destacó que el bloqueo al Plan de los Cinco Vecindarios no sólo les “impedirá ofrecer un mejor servicio y generar más puestos de trabajo, sino afectará a los minusválidos”.

Entre los aspectos del acuerdo llegado con la TLC se incluía la habilitación de unos 2,000 autos equipados para servir a personas incapacitadas, según lamentó el comisionado de TLC, David Yassky, en un email.

“La decisión del tribunal es una gran pérdida para millones de neoyorquinos fuera de Manhattan, así como para los choferes de taxis livery, cuya capacidad para alimentar a sus familias, proporcionando un servicio que sus comunidades quieren y merecen, ahora está en peligro”.

Cira Angeles prometió que su organización no desmayará para obtener ese derecho, al tiempo que el abogado de la Ciudad, Michael Cardozo, confirmó que apelarán inmediatamente este dictamen. “Estamos seguros de que la Corte de Apelación mantendrá la ley estatal”, expresó vía emai.

Voceros del Metropolitan Taxicab Board of Trade celebraron la medida del juez Engoron. En un email, expresaron que este plan sólo pretende resolver “el problema presupuestario de la Ciudad, que ahora depende de $1.4 millardos de ganancias que obtendrían por la venta de medallones”.

Dan Brown, conductor y uno de los dueños de NYC Town Car Taxi Service de Long Island City que agrupa a 20 choferes, respalda el bloqueo del plan de TLC. “Ese plan destruiría nuestro servicio, porque tenemos gastos de operación que no podríamos cubrir si dejamos que más gente salga a la calle”, dijo.

“La competencia es muy grande y si todo el mundo recoge pasajeros en la calle, nadie nos llamaría”.