Ahorra en tus tarjetas de crédito

Sin duda que llevar el control de las tarjetas de crédito es una tarea que lleva tiempo y esfuerzo, pero debes asegurarte siempre de no estar pagando más de lo debido y de estar recibiendo la mayor cantidad de beneficios. Logra un máximo de ahorros con los siguientes súper consejos para conservar mejor tu dinero.

Mantener un saldo de $1,000 en una cuenta de crédito en la que pagas el 18% de interés te saca del bolsillo $180 al año. Ese es un dinero que puedes hacer trabajar a tu favor de otra forma si te haces del hábito de pagar por completo el saldo de la tarjeta de crédito cada mes. Si ahora tienes un saldo demasiado alto como para liquidarlo con un solo pago, haz casi lo imposible por bajarlo y liquidarlo en un mínimo de tiempo.

En vez de pagar el 18% de interés en tu tarjeta, llama a la entidad que te ha dado la tarjeta y pídele que te reduzca la tasa de interés. Siempre y cuando tengas un buen crédito, las probabilidades de ganar en esta negociación son altas. Fortalece tu propuesta haciendo ver que has recibido una oferta de otra tarjeta a un interés más bajo.

Busca y compara otras tarjetas de crédito a las cuales puedas transferir el saldo de la que ahora tienes con una tasa de interés muy alta. Antes de decidir hacer esto, debes estar seguro de lo que la nueva tarjeta ofrece. A veces las promociones ofrecen un 5% de interés como gancho para atraer a nuevos clientes; y ese interés tan atractivo pasa rápidamente al temido 18% luego de los tres primeros meses.

Si hay que pagar una cuota anual, tu tarjeta de crédito con una tasa de interés baja no es tan buen negocio como crees. Disfruta de los incentivos que algunas tarjetas de crédito te ofrecen.